Bauhaus, otra forma de entender el arte.

Resulta interesante descubrir que dos corrientes artísticas dentro del mundo del diseño, se encuentran estrechamente ligadas. A pesar que la Bauhaus existiese sólo durante 14 años, aún hoy día sigue influyendo en muchos ámbitos gracias a su planteamiento.  Bauhaus, que en alemán quiere decir “casa de construcción” o “casa para la construcción”; se inspiró en la idea del movimiento “Arts and Crafts” de William Morris.

Morris creía en una hermandad de trabajadores basada en el sistema de formación de los oficios artesanos medievales. Este sistema consistía en empezar dentro del oficio como aprendiz, luego seguía a oficial,  y si se era suficiente talentoso, se llegaba a ser un maestro artesano. Estaba basada en una filosofía del bienestar donde la gente trabajaba en condiciones humanas y respetuosas y se le pagaba un salario razonable por sus esfuerzos (justo como nos pasa ahora, ejem, ejem). Creía en la democratización de la belleza y las ideas: arte hecho por y para el pueblo.

 Hermann Muthesius, encargado de estudiar el éxito de este movimiento por orden del gobierno prusiano en 1896, muy interesando en los pensamientos de William Morris, planteó aplicar los mismos a escala industrial. Tras planteárselo a sus superiores y ser aprobado, comenzaron a florecer multitud de talleres de Artesanía por toda Alemania, hasta que en 1904 se fundó la Werkbund alemana. Formadas no sólo por talleres, sino también por algunas empresas que contaban con artistas. Entre los miembros de la Werkbund, cabe destacar a Walter Gropius. Este arquitecto fue encargado, junto a Adolf Meyer, de diseñar el edificio de la fábrica de zapatos Fagus; el primer edificio con una pared cortina, que permitía dejar pasar la luz a través de sus paredes de cristal.

Fabrica Fagus. Alfeld, Alemania

Fabrica Fagus. Alfeld, Alemania

 Tras la I Guerra Mundial, las ganas de volver a empezar en Alemania, motivó a Gropius para aportar su grano de arena y pensó en establecer una nueva institución que beneficiaría al mundo entero. Elaboró un plan para establecer un nuevo tipo de facultad de arte cuyo objetivo sería equipar a una nueva generación de jóvenes con las habilidades prácticas y intelectuales para construir una sociedad más civilizada y menos egoísta. Consiguió unir los diferentes oficios y especialidades y juntarlas en un trabajo común. Tenía un plan de estudios liberal (nada convencional teniendo en cuenta que hablamos de 1919) que pensaba en alentar a los estudiantes en encontrar su propio ritmo interno artístico y personal. Así es como nació la Bauhaus.

Lo más interesante de esta escuela, es que al igual que Morris, planteaba el mismo proceso de aprendizaje.  Los estudiantes eran instruidos por maestros reconocidos, especialistas en un area artística concreta. Por eso, artistas como Paul Klee, Vassily Kandinsky y Oskar Schlemmer enseñaron dentro de la Bauhaus. La estética simple, basada principalmente en la funcionalidad, permitió la creación de multitud de objetos que hoy día inundan todo tipo de espacios.

De todos los trabajos realizados los diferentes alumnos de esta institución, podréis ver cómo muchas de las cosas que hoy usamos derivan de los diseños que en su momento desarrollaron allí. Entre ellas destacamos:

Wagenfeld lampe

Wagenfeld lampe

La Wagenfeld Lampe, hoy un clásico del diseño y considerado uno de los primeros ejemplos del diseño industrial; consiste en una pantalla semiesférica de cristal opaco con un pie y una base de cristal transparente. Sus  formas sencillas van más allá de un simple objeto funcional, siendo además un elemento decorativo moderno; capaz de seguir década tras década adaptándose  a las diferentes tendencias decorativas.

Otro diseño destacado es el Set de cuatro mesas apilables (1927) creada por Josep Albers. Consiste en cuatro mesas de estructura rectangular simple de madera con un tablero de cristal pintado en colores básicos cuyo tamaño va in crescendo, permitiendo guardar todas las mesas juntas cuando no se usen. Hoy día hasta en tiendas como Ikea se pueden encontrar este diseño (aplicado a otros muchos objetos).

Set de 4 mesas apilables. Josep Albers.

Set de 4 mesas apilables. Josep Albers.

La silla B3-Wasilly, de Marcel Breuer, surgió como idea al pensar en alguna otra utilidad que se le podría dar al manillar de su bicicleta. Con un material barato y capaz de ser producido en masa, y una combinación de barras tubulares dobladas en ángulos rectos curvados y unidos con tiras de lona, nació esta silla. A la espera del rechazo del público, esta silla se ha convertido en un elemento básico en todas las oficinas y salas del mundo entero. Probablemente, casi todos nos hemos sentado alguna vez en esta silla.

Peculiar modelo posando con un prototipo de la silla B3

Peculiar modelo posando con un prototipo de la silla B3

Silla Barcelona. Durante la Exposición Internacional de Barcelona en 1929, Mies van der Rohe (director de la Bauhaus en ese momento) diseñó el pabellón alemán. Al enterarse que el gobierno alemán recibiría a los Reyes de España  en su pabellón, se decidió a  crear un asiento especial para tal acontecimiento. Su diseño consiste en dos cojines de cuero puestos sobre una estructura de barras de acero cromado dispuestas en X, una más larga que empieza en la pata delantera y acaba en el respaldo; y otra más corta que comienza en la pata trasera y termina en la base del asiento. Finalmente, aunque los Reyes visitaron el pabellón, decidieron no sentarse en los asientos creados específicamente para esa ocasión.

Silla Barcelona. Rechazada por reyes, amada por arquitectos.

Silla Barcelona. Rechazada por reyes, amada por arquitectos.

 Ballet triádico

Fuera del carácter funcional de los diseños de la Bauhaus, también cabe destacar los trajes que fueron diseñados para las obras teatrales que se realizaban dentro de la escuela. En 1923, Oskar Schlemmer diseño el vestuario del “Ballet triádico” inspirado en el constructivismo ruso. Estos trajes no se parecían en nada a los utilizados para la danza clásica. Los diseños con figuras geométricas exactas, las grandes diagonales, las figuras circulares, limitaban el cuerpo y movimiento, recreando así un baile mecánico.

A pesar de su corta duración, la influencia de la Bauhaus está presente no sólo dentro de la arquitectura y el diseño industrial, sino también en la moda, como podéis ver aquí.

El vestuario del "Ballet Triádico" en el teatro Metropol en 1926

El vestuario del “Ballet Triádico” en el teatro Metropol en 1926

 

Bibliografía: 
- Bauhaus, Magdalenta Droste
- ¿Qué estás mirando?, Will Gompertz

3 pensamientos en “Bauhaus, otra forma de entender el arte.

  1. Pingback: MODA ENTRE LINEAS: El imperio de lo efímero, Gilles Lipovetsky | triángulo magazine

  2. Pingback: ¡Mamá, quiero ser artista! | triángulo magazine

  3. Pingback: El Grupo Memphis | triángulo magazine

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s