Y clavó una pluma en su sombrero, llamándolo Macaroni.

Ya hemos hablado de los Macaroni, de forma muy breve, en un artículo sobre el Dandismo, pero una expresión de Moda tan peculiar y exagerada como es esta merece un artículo por sí mismo.

El vestidor de un Macaroni.

Los Macaroni fueron una corriente estilística surgida sobre el año 1760 en Inglaterra aunque su fama, por decirlo de alguna manera, no comienza hasta el año 1770. La palabra Macaroni proviene del italiano maccherone que significa literalmente algo así como un ‘grosero tonto’.

El estilo de un Macaroni, en un principio, provenía del típico traje masculino del siglo XVIII compuesto por un abrigo, chaleco, pantalones por debajo de la rodilla, calcetines y zapatos de punta, así como la peluca, pero llevado al completo extremo. Podemos decir que lo que movía principalmente a los seguidores de esta Moda era sorprender a la gente, y podemos decir que lo hacían.

Tomaron el abrigo y lo entallaron hasta el extremo, haciendo que pareciese que estaba completamente pegado al cuerpo. Acortaron un poco el chaleco, añadiéndole al mismo unos grandes botones como elemento decorativo más que funcional, y que provocaba que más que nada pareciese algo ridículo. Los zapatos que llevaban eran muy estrechos y extremadamente largos, y sobretodo acaban en una punta finísima y tenían unos broches que la mayoría de las veces eran más grandes que el zapato mismo.

Caricatura de un Macaroni.

Mandaban hacer todos sus trajes con tejidos como la seda y el satén con los coloridos más llamativos posibles. La ya exagerada vestimenta se adornaba con todo tipo de encajes, lazos, volantes, pasamanería, chorreras… Un completo abanico de exhibicionismo que cumplía la función que querían: Sorprender.

Puede que el elemento más característico de toda la apariencia de un Macaroni era su peluca. La peluca blanca con rizos, o bucles, usada durante el siglo XVIII es completamente llevada al extremo por estos jóvenes. Eran increíblemente altas, muy decoradas y elaboradas, con múltiples bucles y a veces recogidos en la parte de detrás de la misma. Quizá el elemento más curioso y a la vez un poco ridículo de esto era el pequeño sombrero, parecido a un tricornio, que se ponían en lo alto de la peluca, la cual era tan alta que sólo se podían quitar el sombrero con a punta de una espada.

Una Moda así era hecha o bien para ser amada o completamente repudiada, en caso de los Macaroni, fue más bien la segunda opción. Nunca fue una Moda de masas, algo que ahora mismo podemos considerar mainstream. Fue más bien criticada, parodiada y satirizada. Una de las principales características del Macaroni es su excesivo amaneramiento, o atribución de elementos femeninos a su vestimenta, apariencia y actitud. Una cita del Oxford Magazine describe esto de la mejor manera:
“There is indeed a kind of animal, neither male, nor female, a thing of neuter gender, lately started up among us. It is called a Macaroni. It talks without meaning, it smiles without pleasure, it eats without appetite, it rides without exercise, it wenches without passion.”

Dice mucho de este estilo que la mayoría de las representaciones gráficas que tenemos del mismo sean caricaturas de jóvenes vestido a lo Macaroni. Exagerando, ¡aún más si cabe!, su ya exagerada vestimenta, en especial la peluca. Eran simplemente vistos como un grupo de niñatos inmaduros y su estilo descrito simplemente como algo superficial, mucha postura, y nada más.

Puede que no fuera algo llevado todo el mundo, pero toda época en la Historia de la Vestimenta y la Historia de la Moda, ha tenido a sus Macaroni. La moda es una de las mayores formas de expresión del hombre, y aunque ahora puedan parecer ridículos o exagerados, y aunque puede que en su momento no fueran del todo comprendidos, los Macaroni es una de las vivas expresiones de la Moda como elemento de individualidad.

fuente fotográfica: wikipedia

2 pensamientos en “Y clavó una pluma en su sombrero, llamándolo Macaroni.

  1. Pingback: Desmitificando al Dandi | triángulo magazine

  2. Pingback: Lunares, ¡en qué lugares! | triángulo magazine

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s