TRAS LA AGUJA: Vivienne Westwood

¿Pensabais que de Vivienne Westwood se puede decir los cuatro retazos que hemos hablado de ella en nuestras dos entradas sobre Moda Punk? Ni de lejos.

Vivienne Westwood nació en un pequeño pueblo del este de Inglaterra llamado Tintwistle, el 8 de Abril de 1941, en pleno estallido de la Segunda Guerra Mundial cosa que ella siempre dice que le ha marcado, haber vivido la postguerra. Por aquel entonces se llamaba Vivienne Isabel Swire, y era simplemente la hija de un empleado en una fábrica de aviones y de una ama de casa. Desde pequeña siempre tuvo un gran interés en el arte, la creación en todos sus aspectos, la moda y el diseño, lo que le llevó a estudiar moda y grabado en plata en la escuela de Arte de Harrow, que era parte de la Universidad de Westminster, ya cuando estaba ubicada en Londres.

El color de su pelo se ha convertido en una de sus caracteristicas, y esta imágen es ya, casi icónica.

Lo que más sorprende de esta mujer que ahora tiene un verdadero imperio con miles de tiendas y sub-marcas bajo su nombre, es que no se dedicó a la Moda o al Arte, como ella quería, justo al terminar la carrera. Su respuesta a ello es:  “I didn’t know how a working-class girl like me could possibly make a living in the art world.” Así, aunque con sus estudios de Moda bajo el brazo, Vivienne Westwood comenzó a trabajar en una fábrica mientras se puso a estudiar Magisterio en la Universidad, convirtiéndose poco después en una profesora de educación primaria.

Poco después conocería a su primer marido, y al que le daría su apellido que ahora es archiconocido, Derek Westwood, con el que se casó en el año 1962 y con el que tuvo a su primer hijo, y estuvieron casados hasta el año 1965.
Como curiosidad, el traje de novia que llevó en su boda, ¡se lo hizo ella misma!

La razón de la finalización del matrimonio de Vivienne con Westwood no es otra razón que la entrada en su vida de Malcom McLaren, al que conoció a mediados de la década de los 60. Aun cuando vivían juntos en un ‘council flat’, seguro que habéis visto este tipo de bloques de pisos en series inglesas. Son los típicos bloques de pisos con apartamentos hacinados uno contra otros, Vivienne Westwood se seguía dedicando a la enseñanza. No la abandonó hasta el año 1971 que fue cuando la famosa tienda SEX (que por aquel entonces se llamaba Let it Rock y ahora se llama Worlds End) abrió.

Vivienne Westwood en su etapa punk.

Como curiosidad cabe contar que del fruto de la tempestuosa pero increíblemente creativa unión que fueron Vivienne Westwood y Malcom McLaren, nació Joe Corre, que es ahora fundador de la famosísima marca de lencería exclusiva llamada Angent Provocateur.

De esta era Punk, o de su era McLaren, poco podemos decir que no hayamos dicho ya. La creación, desarrollo y expansión del Punk en todas sus facetas. Las influencias de todas partes y las coleccione creadas unas detrás de otras, vendidas en la tienda de SEX. Lo que llamaban “Clothes for heroes”.

Después, todo está escrito. La era del Punk tocó a su fin y los 80 llegaron, y vieron la consagración de Vivienne Westwood como una gran diseñadora y como su expansión de lo que empezó a ser su imperio de Moda.

En 1981, presentó su primera colección en Londres, a la que llamó ‘Pirates’, colección que se llevó también a Paris en el año 1983, convirtiéndose en la primera diseñadora británica en hacer tal cosa desde Mary Quant. Y en 1984, su colección fue presentada en Tokio. Durante la década de los 80 siguió desarrollando colecciones de mujer de ready-to-wear pero en los años 90, empezó a preocuparse más por la alta costura y acabó desarrollando su primera colección masculina en el año 1990, la cual presentó en Florencia. Ese mismo año, fue galardonada con el título de diseñadora británica del año, que volvió a ganar un año después, en 1991.

Vivienne Westwood y Andreas Kronthaler, haciendo de modelos para su propia marca.

En 1992, decide casarse con Andreas Kronthaler, 25 años más joven que ella, y que fue un estudiante suyo, que ocupa el puesto de director creativo y principal diseñador de Vivienne Westwood Man. Westwood, que siempre hace apología de querer vivir una vida sencilla y no hacer ostentación de su riqueza seguía viviendo en un modesto council flat, como hacía en su época con McLaren, durante 30 años, hasta que Andreas consiguió convencer a la diseñadora para que comprasen y se mudasen a una casa de estilo Barroco Inglés de más de 300 años de antigüedad que perteneció a la madre del Capitán Cook.

Vivienne Westwood es una de las pocas diseñadoras que pueden participar de manera activa en todo el proceso creativo de sus colecciones. Eso es desde que una idea es plasmada en un papel, hasta que es llevado por una modelo en una pasarela. Sabe dibujar, patronar, cortar, coser y modelar, y además, sabe hacer punto. En su fábrica, donde todo el proceso creativo de la marca es llevado a cabo, y a donde por cierto ella llega siempre en bici, tiene un pequeño maniquí hecho a escala, (las medidas del maniquí son aproximadamente la mitad de las medidas de su cuerpo.) Con ese pequeño maniquí corta telas y modela, desarrolla vestidos y looks completos para sus colecciones que luego discute con su marido y el resto de su equipo creativo.

Bebedora constante de té, una de sus palabras favoritas es chaos y casi siempre trabaja sin luz artificial, prácticamente estando en la penumbra. Sólo enciende la luz, cuando afuera es prácticamente noche cerrada, un hábito que a su marido Andreas le pone bastante de los nervios. Nunca ve la televisión, pero adora trabajar en su jardín cuidando de sus plantas. Defensora de la mujer, su marido Andreas siempre dice que lo que más le ha enseñado, es a amar a la mujer sobre todas las cosas. Westwood siempre afirmas que: “Lo principal es la mujer, la ropa es lo secundario.” Dice que adora crear colecciones, contar historias y dejarse transportar por otros mundos, aunque también dice que el mundo de la moda le cansó y agotó durante casi 15 años. Se declara profundamente antirreligiosa, pero afirma encontrar en el arte religioso y su imaginería una gran inspiración para su moda y sus colecciones. Es una ávida lectora, y cita a Aldous Huxley, el escritor de Un Mundo Feliz, como uno de sus escritores favoritos.

Además de su faceta como creadora de Moda, es conocida por ser una gran activista política, siempre inmiscuida en luchas medioambientales o sociales. En uno de los documentales que se pueden ver de ella, hay un momento en el que se la ve, a punto de comenzar su colección en Paris y rodeada de prensa. En vez de estar centrada en las modelos y en el que todo esté a punto, se está dedicando a repartir folletos a periodistas y modelos por igual, pidiéndoles por favor que firmen la petición para que salven el amazonas, y que si no pueden hacerlo ahora, que lo hagan luego por la web.

Es una fiel defensora del medio ambiente, así como una activista pro-desarme, y siempre se la puede ver participando en eventos en contra de la energía nuclear.

Mucho antes de eso, Vivienne Westwood fue portada de la revista Tatler, vestida con un traje que era para la Primera Ministra de aquel entonces Margaret Thatcher, con el título “this woman was once a punk.” Esta portada, no sólo enfureció a la Thatcher, sino que se convirtió en una de las revistas más vendidas de todo Reino Unido.

La diseñadora con su manifiesto de “Resistencia Activa contra la Propaganda.”

Uno de sus últimos movimientos activistas es la Resistencia Activa contra la Propaganda, en inglés llamado simplemente Active Resistance o AR, que tiene su propio manifiesto, que creó en el año 2007. Su inspiración para esto lo encontró como no en Huxley, y tiene tres puntos principales que son la idolatría nacionalista, mentira organizada, y la distracción gratuita. Ha hecho programas de televisión y ha llevado su manifiesto a institutos y a escuelas, para expandirlo. Su manifiesto toca diferentes puntos como el cambio climático o injusticias sociales. En resumen lo que pretende con sus Resistencia Activa es abrir a la gente los ojos y concienciarla.

Pese a todo esto, Vivienne Westwood es tan odiada y criticada como es admirada y querida. Es muy muy criticada y tachada de hipócrita al hacer apología del no consumismo cuando su ropa se vende a precios prohibitivos, y también de no cumplir del todo con todas las normas y hacer de todas sus colecciones y marcas de ropa, marcas y colecciones sostenibles y no dañinas para el medio ambiente, a pesar de que es la primera defensora en contra del cambio climático.

Pero, ella siempre tiene respuestas para todo, y por encima de todo, parece que nada ni nadie va a pararla, en cualquiera de sus facetas.
Como mujer, diseñadora o activista, en Triangulo Mag pensamos que nos queda Vivienne Westwood para rato.

imágenes: models.com
theredlist.fr

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s