Toile de Jouy

 No podemos negar que todos en algún momento hemos visto este diseño estampado en alguna cortina, colcha o cualquier superficie para decorar interiores en alguna casa. Aunque para algunos sea llamada como “tela para cortinas”, realmente su nombre original es Toile de Jouy.

toile blue valenciennes

Muestra de Toile de Jouy en color azul con figuras bucólicas.

Estas telas eran estampadas a un solo color, azul o rojo, sobre fondo crema o blanco. Los dibujos eran de carácter pictórico: temas alegóricos, figuras o bucólicos paisajes, pasando luego a escenas conmemorativas de acontecimientos históricos. El algodón utilizado era tan fino como el de las muselinas y los mejores estampados que llegaban desde la India a Francia en esa época, aunque también se usaba el lino, pero en contadas ocasiones.

El origen de este diseño se lo debemos a una familia de tintoreros llamada Oberkampf. Situados al  sur de Alemania en Wütenberg,  pertenecían a un grupo de fabricantes dedicados exclusivamente a obtener los mejores tintes y con mayor fijación. Uno de los hijos de esa familia fue enviado al extranjero a estudiar otros métodos de teñido, ya que las indianas  tan de moda por la exportación de las telas indias, estaban acabando con la popularidad del resto de tejidos. El joven Oberkampf se quedó impresionado por un nuevo proceso de estampación, el teñido por recubrimiento,  que había alcanzado un gran éxito. Estas telas presentaban un dibujo blanco destacado sobre un fondo azul o de otro color. De vuelta a Alemania con la intención de realizar algunos experimentos, obtuvo lo contrario a lo que había descubierto, dibujos azules sobre fondo blanco.

Años después, el joven Oberkampf formó una familia y montó su propia fábrica de estampados, en el que su hijo trabajó durante un par de años, hasta que se fue de viaje en búsqueda de nuevos métodos de trabajo tal como había hecho su padre, dedicándose a su regreso a ayudarle en el perfeccionamiento del nuevo y sorprendente método descubierto. En 1758 emprendió su propio camino y emigró a París, en donde se aseguró una plaza de colorista en los talleres de M. Cottin, dedicados a realizar copias de las populares indianas. Con la prohibición de los calicós franceses derogada en 1759 (la cantidad de tejidos provenientes de India disminuyó casi en su totalidad la producción textil nacional), Oberkampf vio una oportunidad favorable para iniciar su propio negocio.  Un año después,  establecido en Jouy-en-Josas (en donde existía la creencia de que las aguas del río Bièvre poseían cualidades óptimas para el teñido y estampado) montó su primer taller, en el cual trabajó como dibujante, grabador, impresor y tintorero. Creó el mismo sus propias mesas de estampar, realizó sus propios dibujos y talló los bloques de madera, mezcló los tintes y estampó los tejidos. Respaldado por su mecenas  Tavannes  en su primer año, consiguió el éxito y en los años siguientes amplió sus trabajos y contrató dos ayudantes. Sus dotes excepcionales, sus ideas y sus esfuerzos consiguieron que nunca fracasara.

Las primeras telas se estamparon en algodón y lino combinados así como algodones indios semejantes a las indianas. Los primeros modelos de Oberkampf fueron de tamaño reducido, imitando a los estampados importados. Las primeras muestras tienen pequeños dibujos florales, cuadrados y en algunos, fondo moteado; casi todos estampados en color rojo ladrillo sobre fondo crema. El estilo chino fue imitado posteriormente, ya que ejercieron una fuerte influencia, algunos de ellos eran de formas curvas onduladas, mientras otros presentaban extrañas formas de chinos subidos a árboles o monos, que más tarde fueron sustituidos por paisajes franceses y escenas pastoriles que dieron a las telas un carácter nuevo.

El método de estampación seguido por Oberkampf consistía en: estampar el contorno en negro; estampar todas las partes mayores del dibujo con 2, 3 o 4 bloques llenando las siluetas en negro; pintar a mano los colores de los pequeños detalles, difíciles de estampar. En 1768 probó un nuevo tipo de estampado, llamado picotage, que consiste en pequeñas manchas de color, que bien rellenan superficies o forman todo el dibujo. Los estampados monocromáticos fueron los más populares, entre ellos el rojo rosado y el azul. Más tarde, con la incorporación de su hermano, se introdujo la plancha de cobre para estampar, centrándose en este nuevo método, cuyas placas aún hoy existen y la perfección de sus dibujos no hacía necesaria la utilización de alfileres para marcar el lugar de la siguiente plancha.  En 1793 se introdujo la estampación por rodillos metálicos, lo que  constituyó un gran beneficio para Oberkampf, cambiando el estilo de las toiles de Jouy, cuyos fondos comenzaron a estar formados por un retículo de líneas sobre el que se dibujaban palmas, medallones ovalados, diademas de flores y hojas de origen clásico.

les traveaux de la manufacture huet lino 1783-4

Estampado que muestra el proceso de manufactura de la Toile de Jouy. Diseñado por Huet en 1783

Uno de los dibujos más representativos de esta época pertenece a uno de sus discípulos, Jean Baptiste Huet, en el cual se describe todo el proceso de manufactura que se realizaba en Jouy. Sus atrayentes temas de genre le sirvieron para crear otros estampados, y las fábulas de la Fontaine, estampadas en azul o rojo, llegaron a ser famosas en la corte. En esos dibujos se representaban escenas pastoriles en las que  animales, personas y paisajes aparecían sin producir un amontonamiento de elementos. Más tarde renunció a esos temas para representar unos nuevos de un cuidado estilo arquitectónico, en donde figuras griegas o romanas aparecían contenidas en cuadrados, círculos y demás contornos geométricos.

Durante la Revolución, Oberkampf contaba ya con una empresa de más de 1500 empleados, y sus estampados llegaron a ser de gran interés en Francia e Inglaterra. Su gran instinto empresarial hizo que se adaptara al cambio, ampliando sus talleres, comprando gran cantidad de género blanco y estampando algunos de los más importantes acontecimientos históricos. Tras la Revolución las hojas y flores se oscurecieron, y se impusieron los rombos y medallones. El formalismo y la severidad Napoleónica se impuso en todos los tejidos estampados, así como en los brocados y rasos de la época. Durante el Primer Imperio, Oberkampf se percató de que el interés por las técnicas de teñido y estampado era generalizado, llegando a tal punto que se organizaban clases y talleres para su aprendizaje. En 1806 el emperador realizó una visita sorpresa, en donde Oberkampf recibió numerosos elogios por su labor y recibió la Cruz de la Legión de Honor del mismo Napoleón, que le encomendó que representara la visita y la condecoración en uno de sus tejidos. Al año siguiente expuso en la exposición de París, recibiendo la medalla de oro por un estampado dibujado por Huet y estampado en violeta sobre tono crema, cuyo título es Le meunier, son fils et l’ane, la historia del molinero, su hijo y el asno, representada en diferentes escenas.

Detalle del estampado de  "Le meunier, son fils et l'ane".

Detalle del estampado de “Le meunier, son fils et l’ane”.

Una de sus mayores contribuciones a la ciencia del teñido y la estampación fue el descubrimiento del tinte verde sólido, color que hasta 1809 se obtenía estampando amarillo sobre azul.

El incremento de la industria algodonera en el siglo XIX provocó que las pequeñas fábricas fuesen cerrando debido a que unas pocas pero poderosas fábricas eran capaces de producir toda la tela que la nación necesitaba. Aparte, la muerte de Huet en 1811, hizo que Oberkampf perdiera uno de sus mejores y más importantes dibujantes, cuyos sucesores no fueron capaces de igualar. Entre ellos, cabe destacar el estampado de Vernet, con La Chase, que representaba fielmente la vida y costumbres de 1815 en Versalles.

La invasión prusiana en 1815 fue un desastre para la ciudad de Jouy y su fábrica, dejándola totalmente desolada. Con la destrucción de los talleres, la muerte de Oberkampf impidió que su familia pudiese continuar la labor conseguida por él, abandonándola en 1820.

Un pensamiento en “Toile de Jouy

  1. Reblogueó esto en Decorarte by DecoraLolay comentado:
    El toile de Jouy está de moda. Lo vemos en telas, tapizados, papeles pintados y otra clase de decoración… pero ¿qué es el toile de Jouy?. En este artículo Sara D. de Triangulo Magazine nos resuelve las dudas y nos cuenta un poquito de historia…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s