Historia del traje de baño. Parte II.

Cómo ya os contábamos en la primera parte de la Historia del traje de baño, desde que los baños de mar volvieron a ser una tradición popular, el traje de baño fue evolucionando de tal manera que pasó de ser un atuendo similar a la ropa de calle y bien diferenciado para ambos sexos en el s. XIX; a un traje de punto casi unisex que llegaba hasta las rodillas en los años 20.

 El traje de baño de punto pasó a ser historia a mediados de los años 30 cuando la marca “Mabs of Holywood” creó el primer bañador con un tejido nuevo llamado “Lastex”, un tejido de punto elástico más fino y con un acabado satinado. Mabs se aseguró el éxito creando modelos para actrices del momento como Jean Harlow, Joan Crawford o Loretta Young. Incluso Marlene Dietrich fue una de sus clientas, la cual se compró una docena de modelos en diferentes colores.

 Poco a poco, las grandes empresas de trajes de baño se fueron adaptando y desarrollando este nuevo tejido en sus modelos,  que resultaban más ceñidos y estilosos. La marca “Cole of California” patentó su versión de este tejido naciendo lo que conocemos hoy como “Lycra”.  Margit Felligi fue una de las diseñadoras que trabajó para esta marca y creó alguno de los modelos más destacados de Cole: “the Swoon” y “the Scandal suit.” que mostraba gran parte del cuerpo mediante un tejido de rejilla en el delantero y costados.  Esther Williams fue una de las estrellas que promocionó sus modelos a principios de los años 50.

El "Swoon suit" consistía en un traje de dos piezas que podía regularse gracias a las tiras de los laterales y el nudo en la pieza superior.

El “Swoon suit” consistía en un traje de dos piezas que podía regularse gracias a las tiras de los laterales y el nudo en la pieza superior.

"The scandal swimsuit" comercializado en 1965 dejaba mostrar un escote generoso y parte de las caderas mediante una tela de rejilla.

“The scandal swimsuit” comercializado en 1965 dejaba mostrar un escote generoso y parte de las caderas mediante una tela de rejilla.

“Jantzen Knitting Mills”, conocida originalmente como “The Portland Knitting Company” fue otra de las marcas más importantes en la primera década del siglo XX. Fundada en  1910 por Carl Jantzen y John and Roy Zehntbauer, en sus primeros años se dedicaron a la producción de jerseys, guantes y calcetines de lana. En 1918  popularizó el traje de baño unisex . Sus modelos eran conocidos por su logo que consistía en una mujer saltando en traje de baño con un gorro rojo. Jantzen fue una de las marcas que redefinió el traje de baño de la época hacia el bañador que conocemos hoy día.

Modelo de la marca Jantzen del año 1929 con su famoso logo.

Modelo de la marca Jantzen del año 1929 con su famoso logo.

La Edad de Oro del cine y la fotografía de Moda hizo que cada vez más aparecieran en fotografías las estrellas de cine llevando bañadores con aplicaciones de brillantes o materiales como el látex dorado, por lo que la prenda de baño fue poco a poco entrando en tendencia y siendo aceptada por el público. Entre 1940 y 1960 el traje de baño fue la pieza perfecta para expresar diferentes estilos de vestir. Marilyn Monroe o Rita Hayworth apelaron a la sensualidad de la lencería, luciendo bañadores de una o dos piezas complementados con tapados largos. Las playas se convierten en verdaderas pasarelas y se comienzan a fabricar trajes de baño para los diferentes momentos del día: de tarde, de noche, los que se complementan con falditas, tutús, vestidos…

Pero la controversia llegó en 1946 cuando Louis Réard diseñó el “bikini”, una prenda de baño de dos piezas que cabía dentro de una caja de cerillas. Ninguna modelo se atrevió a llevarlo, por lo que el diseñador tuvo que recurrir a Micheline Bernardini, bailarina de ‘striptease’ del casino de París, quien presagió que su lanzamiento sería “más explosivo que la bomba de Bikini”. Su aparición causó muchos estragos, llegando a ser prohibido en muchas playas por indecoroso. No fue hasta casi diez años después cuando Brigitte Bardot  apareció en las playas de la Costa Azul con uno de ellos, que comenzó a ser más aceptado. También lo utilizaron en esos años Marilyn MonroeUrsula AndressJane Fonda, entre otras.

Micheline Bernardini mostraba al público cómo el bikini que llevaba puesto cabía en una caja de cerillas.

Micheline Bernardini mostraba al público cómo el bikini que llevaba puesto cabía en una caja de cerillas.

 Incluso el cantante Brian Hyland en 1960 con su canción, Itsy Bitsy Teenie Weenie Yellow Polka Dot Bikini, despierta entre las adolescentes americanas el gusto por esta prenda, considerada escandalosa en aquel entonces. Francia aceptó sin problemas el traje de baño porque lo consideraba sinónimo de libertad, mientras que las naciones católicas, e incluso los Estados Unidos de América, tardaron varios años en adoptarlo a su indumentaria.

Durante los años 50, el bikini fue más aceptado bajo una serie de normas básicas, la parte inferior debía ser lo suficientemente alta para cubrir el ombligo, ya que se consideraba indecoroso. Pero durante los años 60, el bikini se redujo de tal manera  que a veces cubría poco más que los pechos y las partes íntimas, aunque los modelos menos reveladores que cubrían más la parte superior seguían siendo populares.

Mientras en América esta diminuta prenda causaba furor, lo contrario pasaba en España, Grecia y Portugal, donde debido al ambiente político y religioso, las mujeres eran más recatadas, los bañadores de una pieza de piqué o punto con falditas y escote alto seguían siendo los reyes de las playas.

El monikini introdujo el concepto de "topless".

El monikini introdujo el concepto de “topless”.

Esa misma década, en 1964, Rudi Gernreich introdujo el monokini, un traje de baño que consistía una pieza que cubría de la cintura hasta las nalgas sujeta por dos finos tirantes, que dejaba los pechos al descubierto. Aunque no fue un éxito comercial, el traje le abrió los ojos a nuevas posibilidades de diseño y Genreich llegó a vender unas 3000 unidades en una temporada en Europa. El Vaticano llegó a denunciar esta prenda indecorosa, que mostaba los atributos de la mujer, a lo que el diseñador respondió “Sex is in the person, not in what she puts on.”

En la década de 1980 el “tanga” surgió en Brasil, inventado por el genovés Carlo Ficcardi, e  inspirado en las prendas tradicionales de las tribus nativas en el Amazonas. No debemos olvidar tampoco que a pesar de no ser como el tanga, los bikinis de la época rozaban el tiro alto dejando casi toda la pierna al descubierto.

 Ya durante el año 2000 apareció un nuevo diseño inventado por la australiano-libanesa Aheda Zanetti, que causó sensación entre las mujeres musulmanas: el burkini. Este diseño deja al descubierto solo manos, pies y rostro.

Como veis, el traje de baño no estuvo exento de polémica desde su origen, pero con el paso de los años y las modas, sus formas fueron reduciéndose hasta la prenda que todos conocemos ahora.

Los vigilantes de la playa nos muestran las tendencias en cuestión de bañadores durante los años 90.

Los vigilantes de la playa nos muestran las tendencias en cuestión de bañadores durante los años 90.

2 pensamientos en “Historia del traje de baño. Parte II.

  1. Pingback: Lleva tus mejores pantalones en la lucha por la igualdad | triángulo magazine

  2. Pingback: El bañador: una prenda de verano con larga historia | onethousandshoes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s