¡Bienvenidos a Marbella!

Marbella

Antes del cartel que da la bienvenida en la entrada a la ciudad. Antes de Julián Muñoz y de Jesús Gil. Antes del Caso Malaya. Antes de que todo eso empañara la imagen de la ciudad, Marbella brilló. Como oro de 24k. Años 60, España es vista como un destino de Sol y playa, imagen que ya venía gestándose desde los años 50. Un nombre clave: Alfonso de Hohenlohe-Langenburg.

Prinz_Alfonso_Hohenlohe_01pop-1

El príncipe, porque era príncipe, inaugura en 1954 el Hotel Marbella Club, lugar que acabaría atrayendo a la jet-set internacional. Pero, como todas las bonitas historias de amor, porque la relación de Hohenlohe con Marbella fue de verdadero amor, tuvo un inicio un poco accidentado. Al parecer el Rolls Royce del príncipe se estropeó, paró en Marbella y se enamoró de la ciudad. Compró una parcela, construyó una casa e invitó a todos sus amigos. La casa se hizo tan popular que fue cuando decidió convertirla en el Marbella Club, el primer hotel de lujo de la Costa del Sol. Los contactos de Alfonso de Hohenlohe, por su origen principesco, hicieron el resto.

Poco a poco Marbella se fue haciendo un nombre entre la jet-set, ya no solo europea, sino americana. Actrices como Ava Gardner, Audrey Hepburn o Grace Kelly se hospedaron en el ya famoso hotel.

Alfonso de Hohenlohe con Brigitte Bardot

Alfonso de Hohenlohe con Brigitte Bardot

El papel de la jet-set, como vemos, fue muy importante, pero, ¿qué es la jet-set? Un grupo de ricos que se dedican a ir de fiesta en fiesta vestidos con ropa cara, pero hortera, diréis. Bueno, primer aclarar que la imagen que tenemos en nuestra mente es la de la jet-set de los años 80, década que no se caracterizó por el minimalismo precisamente. Dorados, brocados, laca, largas uñas y todo lo que os podáis imaginar, como recién salidos de Dinastía. Así eran los 80. El término jet-set proviene de aquellas personas tan ricas que podían viajar a cualquier sitio en jet plan. Y es que antes de la llegada de las líneas low-cost, viajar era caro, pero en los años 50, aún más. Poca gente podía permitirse el lujo de coger un avión para irse a la isla de turno. Y en España, que apenas estaba saliendo de la Posguerra, aún menos.

Jaime de Mora y Aragón, conocido personaje de la Jet-Set española

Jaime de Mora y Aragón, conocido personaje de la Jet-Set española

A pesar de todo, Marbella se convirtió en parada obligatoria para ellos. Era como una burbuja dentro de la dura realidad. Tal vez por eso aún pervive en la mente española el recuerdo de una Marbella de lujo, de una época dorada de la ciudad. De vez en cuando, en las revistas del corazón, salen personajes mostrando sus maravillosas casas, y yo me pregunto, ¿y estos quienes son? Uno de estos personajes podría ser el conde Rudi Schönburg.

Primo de Alfonso, llegó en 1956 a Marbella, invitado por este. Se hizo cargo del Marbella Club entre los años 61 y 83, los años dorados de la ciudad. Pero la ciudad no era solo este Club. En 1971 se inauguró uno de los puntos más conocidos de Marbella, Puerto Banús. Los Príncipes de Mónaco, el director de cine Roman Polansky, el Aga Khan, Hugh Hefner…, todos ellos acudieron a la inauguración del famoso puerto. Una interesante mezcla de gente que sólo se podía dar en una ciudad como esta. Construido por el arquitecto Noldi Schrek en colaboración con Alfonso de Hohenlohe, Puerto Banús rápidamente se convirtió en el lugar donde atracar el barco.

Puerto Banús

Es en los 70 cuando empieza otra etapa de Marbella. La llegada del Rey Fahd de Arabia Saudí, unida a la de Adnan Khashoggi, conocido por sus turbulentos negocios, a finales de esta década daría comienzo a esa Marbella de derroche, lujo y poder. Cada año llegaba con su corte (se decía que 3000 personas le acompañaban) y se instalaba en su palacio y pasaba ahí el verano. Esto atrajo a más gente, siguiendo el rastro del dinero del Rey, los famosos petrodólares. Era como si el dinero creciese de las plantas.

El rey Fahd

El rey Fahd

 Las famosas galas, Gunilla von Bismarck y Luis Ortiz, Elena Benarroch, Julio Iglesias, Sean Connery y su famosa casa… Poco a poco la imagen de Marbella se fue distorsionando, a la vez que brillaba más. Las lentejuelas y las blancas dentaduras en contraposición a los cuerpos morenos llenaron las revistas de la década cada verano. Fue el último gran momento de Marbella.

 En 1991 Jesús Gil, presidente del Atlético de Madrid, se hace con la alcaldía de la ciudad. Poco a poco la imagen de la ciudad decae. Aún así, en el recuerdo quedan las fiestas, los famosos, la jet-set y Marbella sigue en la mente de la gente. Hoy, poco a poco, la imagen de la ciudad se va recuperando. Personas como Antonio Banderas, Eva Longoria y su gala benéfica han contribuido a la resurrección de Marbella. Pero sobretodo ha sido la gente que resistió, que decidió quedarse en la ciudad que tanto les había dado, como Olivia Valere, los que han conseguido que Marbella vuelva a brillar como lo hizo. Y visitas como la de Michelle Obama confirman este cambio.

Fuente imágenes

Dolce Vita Marbella

Andalucía

Classic Driver

Todocolección

Manishtama

Pudding Creative

Un pensamiento en “¡Bienvenidos a Marbella!

  1. Pingback: THEY GOT THE LOOK: Gunilla Von Bismarck | triángulo magazine

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s