De pies a cabeza: Randoseru

Es fácil imaginarse un uniforme japonés, aunque sea sólo por el mínimo recuerdo de haber visto alguna colegiala en algún momento o por los dibujos que algunos hemos visto en algún momento de nuestra infancia, o adolescencia, o quizá ahora mismo.
Pero, no todo es el uniforme. Los complementos forman una parte muy importante dentro de los uniformes japoneses, no tienen sólo codificados la ropa  que forma parte de un uniforme, tanto en la escuela media como en el instituto, además de su distinción entre verano e invierno, también van asociados a unas mochilas o bolsas características, los lazos o las corbatas, así como los zapatos e incluso a unos calcetines.

Quizá uno de los complementos más importantes asociados a la escuela y al uniforme japonés, sea el Randoseru. Escrito ランドセル, y proveniente de la palabra neerlandesa ‘ransel’ que significa mochila, es una mochila de cuero que es utilizada por los niños japoneses desde el momento que entran en la escuela elemental, a los 6 años, y que está diseñada, formada y confeccionada de tal manera, que aguanta sin ser cambiada o sustituida por otra hasta que entran en la escuela media, más o menos con 12 años, así que el Randoseru es un complemento que se caracteriza principalmente por su calidad y sostenibilidad, ya que tiene que soportar la carga de libros y otro material escolar durante seis años.


Una de las razones por las cuales una Randoseru tiene tanta duración es, además de los materiales, que está confeccionada de una manera completamente artesanal.

Las Randoserus, no sólo duran estando impecables hasta el final de la escuela elemental, sino que suelen ser conservados por sus dueños hasta que llegan a la edad adulta, convirtiéndose en un símbolo de su etapa escolar.

Típicamente, las Randoserus solían confeccionarse sólo en dos colores, negro para los niños y rojo para las niñas, siendo la única distinción entre ellos, ya que por lo demás, las mochilas son completamente iguales. En los años 1960, se empezó a intentar abrir un mercado de Randoserus confeccionados en otros colores que no fuesen el rojo o el negro, aunque sin mucho éxito y no llegaron a tener mucho auge en su venta. Ha sido más bien de unos años para acá, como un intento de igualdad entre sexos, que las Randoserus se realizan de muchos colores, intentando evitar así la diferenciación entre géneros, creándose mochilas tanto para niños como para niñas de todos los colores desde el amarillo, al rosa, pasando por el verde, el azul o el marrón. También, y poco a poco, se han empezado a introducir y vender las mismas realizadas en dos colores, o incluso bordados para crear alguna variedad a una mochila que ha permanecido prácticamente intocable desde su creación.

Otra característica de las Randoserus es su precio. Completamente nueva y realizada en cuero, de increíble calidad, y confeccionada casi al cien por cien a mano, por supuesto, suele rondar la cifra de los 40,000 a los 50,000 yen, que es aproximadamente unos 300€ o 400€. Últimamente se ha empezado a confeccionar estas mochilas en el tejido sintético llamado Clarino, en japonés クラリーノ, que sustituye al cuero en su principal material y que hace que se disminuyan mucho más los precios, así como el peso de la mochila en sí, ya que el cuero, a pesar de ser un material tan resistente, también es un material muy pesado. Las Randoserus realizadas en Clarino pueden tener unos precios que oscilan entre los 8,000 y 20,000 yen, es decir podemos llegar a comprar una por una cantidad aproximada entre los 100€ y los 200€, aunque la calidad no es la misma, obviamente. También pueden ser conseguidos Randoserus de segunda mano en una excelente condición, pero lo más habitual suele ser comprar uno nuevo. Suele ser un gasto necesario y aceptado, ya que el precio tan alto de los Randoserus se considera como algo normal debido a su durabilidad, calidad y resistencia.

Si comparamos un precio de una mochila normal y corriente que podemos encontrar en cualquier centro comercial o supermercado de alta superficie, la diferencia de precio es alarmante, pero hay que recordar que una mochila aquí es sustituida con bastante frecuencia, mientras que la Randoseru dura impecablemente nueva, como recién comprada, durante seis años, así que se toma como una inversión.

En resumen, la Randoseru es un complemento atemporal, resistente y sostenible, que ha formado parte de la ‘vuelta al cole’ o mejor dicho, del comienzo del cole de millones de niños japoneses desde que se instauró y que se ha convertido prácticamente en un símbolo del comienzo de la escolarización de los niños nipones.

fuente fotográfica:
dannychoo.com
allinjapan.org
web-japan.org

Un pensamiento en “De pies a cabeza: Randoseru

  1. Pingback: Nueva sección: De pies a cabeza. | triángulo magazine

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s