Relaciones de amor entre hombres en la Antigua Grecia

Es muy probable que el tabú creado por el amor o las relaciones entre el mismo sexo sea una conclusión directa de una sociedad dirigida por tradiciones judeo-cristianas, ligadas a la religión católica.  Ya que si nos ponemos a echar la vista atrás nos damos cuenta que las relaciones entre el mismo sexo, en especial entre hombres por ser de las que tenemos más escritos y referencias, eran comunes en Grecia, ocasionalmente en Roma, además de otros lugares como China o en Japón.

Así queremos dedicar nuestra entrada de hoy, al amor homosexual o la exaltación del amor entre hombres en la Antigua Grecia.


Quizá sea algo casi generalizado, ya que solemos hablar de las relaciones entre hombres en la Antigua Grecia cuando en realidad solemos tener mayor información sobre Atenas, Esparta o Creta. Es cierto que las relaciones se consumaban en sexo, tema central de nuestra semana, pero principalmente, se entendía como la exaltación del amor máxima, la relación más perfecta que se podía realizar, era siempre la llevada a cabo por dos hombres, como ya habló de ello Platón  en su “El Banquete o Del Amor”.

Hay que hacer la distinción de como en estas relaciones entre hombres, no eran relaciones igualitarias, aunque fuesen consideradas las más puras. En las relaciones de amor homosexuales en la Antigua Grecia había reglas, bastante claras, que se solían seguir sino se quería caer en desgracia, o ganarse un adjetivo como el de patético. El hombre mayor, que era a su vez el ciudadano, el hombre libre tenía una relación de poder sobre el hombre más joven. Le amaba y era su maestro, haciéndole mejor hombre y ciudadano, siendo una parte activa de su educación para su inserción a la polis, sino que además tenía la posición de activo en las relaciones intimas sexuales, siendo una muestra de debilidad que un hombre mayor fuese penetrado por un hombre joven. Así aunque las relaciones entre hombres fuesen vistas como las relaciones de mayor pureza y amor, eran relaciones bastante desiguales y no bilineales.

Esto se puede ver muy bien en el estudio realizado por la experta en religión y mitología, Christine Dower en su trabajo “Myths and Mysteries of Same-Sex Love” donde explica esas relaciones desiguales y de poder que se llevaban a cabo en la Grecia Antigua.

“In Greece the sexual relationship was assumed to be a power relationship, where one participant is dominate and the other inferior. On one side stands the free adult male; on the other, women, slaves, and boys. Sexual roles are isomorphic with social roles; indeed, sexual behavior is seen as a reflection of social relationship not as itself the dominant theme. Thus it is important for us to remember that for the Greeks it was one’s role, not one’s gender, that was salient. Sexual objects come in two different kinds – not male and female but active and passive.” (pp.135-136)

Así dentro de una relación del mismo sexo entre dos hombres, al de mayor edad, que a su vez era el activo, se le llamaba erastês (ἐραστής) y al amante más joven, normalmente su relación empezaba cuando el chico tenía prácticamente doce o trece años, se le llamaba erômenos, (ἐρώμενος) aunque podía ser considerado como tal hasta la veintena. Este era un término que podía ser asociado también con el de pais, término usado para niño, porque como ya hemos comentado antes no sólo se establecía una relación física o amorosa entre el erastês y el erômenos, sino que además era una relación educacional, donde se le daba una educación social para asegurar que se convertiría en un buen ciudadano y hombre, que a su vez enseñaría a otros chicos, o erômenos, a convertirse en hombres rectos.

wikipedia

En Atenas, lo considerado normal era que un hombre se casase y formase una familia alrededor de los veinticinco años, y así mismo era la edad en la que normalizaba una serie de relaciones con chicos más jóvenes que él. La realidad es que en Atenas había unas reglas muy claras sobre este tipo de relaciones y era el erômenos, el que elegía a su erastês, entre todos los hombres con los que tenía algún tipo de contacto o de relación. Cuando elegía a un hombre en concreto y su relación se establecía era prácticamente una relación monógama en términos amorosos y sexuales, además del ya tratado tema de la educación. Alrededor de los veinte años, el erômenos ya estaba preparado y educado para presentarse en la sociedad como un hombre de virtud, además de estar listo para casarse, abandonando su relación con su erastês, y estando preparado para empezar su propia relación de amistad íntima, amor, sexualidad y educación con un chico joven. Con esto se aseguraba, la correcta inserción social y la dinámica de la sociedad griega, llevada a cabo por este tipo de relaciones.

Aquiles y Patroclo, una de las famosas parejas de amantes hombres.

El amor entre dos hombres en la Antigua Grecia era algo que era completamente aceptado, pero aunque los roles del activo y del pasivo fuesen muy claros, lo que no estaba bien visto es que un hombre fuera afeminado, aunque fuera un erômenos, o tuviese el papel de pasivo en la relación.

Hay una tendencia como ya he dicho antes a generalizar las relaciones homosexuales en toda Grecia por el tipo de relaciones que se llevaban a cabo en Atenas, pero hay que decir que sí que había ciertas distinciones.

Por ejemplo, en Creta, la relación es prácticamente igual, pero el hombre mayor, de alguna manera “raptaba” al menor, llevándole a un bosque donde le enseñaba a vivir y respetar la naturaleza además de mostrarle como era la vida de un hombre honorable y virtuoso. El chico volvía dos meses después, y su familia organizaba un gran banquete en su honor, porque se entendía que había vuelto ‘hecho un hombre’.

Hay otras diferencias además como por ejemplo que en Macedonia, esa diferencia de edad de Atenas o Creta no era necesaria, y surgían amantes hombres que tenían la misma edad.

Habría que hacer un pequeño inciso, que puede que se pueda convertir en un artículo en el futuro, sobre el amor Lésbico, exaltado en la figura de Sappho, la poetisa de la isla de Lesbos la cual escribía poemas dedicados a otras mujeres y chicas jóvenes, lo que nos hace entender que el amor homosexual en Grecia no era sólo algo exclusivamente de los hombres, sino de las mujeres también, aunque quizá las relaciones de los primeros sean las que más nos han llegado hoy en día.

A pesar de la relación de poder que el hombre mayor tenía sobre el hombre joven, de una manera genérica, el amor entre dos hombres en la Antigua Grecia era considerado por muchos autores de la época como la única expresión del amor puro y verdadero, por ser llevado a cabo por dos seres iguales.

fuente fotográfica: revelandriot.com
utexas.edu
wikipedia.org

5 pensamientos en “Relaciones de amor entre hombres en la Antigua Grecia

  1. Pingback: Fin de la Semana del Sexo | triángulo magazine

    • ¡Muchas gracias! Mirar la vista atrás siempre es fascinante, sobre todo cuándo concierne ciertos temas.
      Muchas gracias por tu apreciación y comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s