La revolución de la Moda (I): La capa

En Triángulo Magazine creemos totalmente en el papel de la Moda como elemento, en ciertas ocasiones principal, de la Historia. La Moda sin Historia no es nada, y la Historia a través de la Moda se nos presenta como un punto de vista alternativo a la Historia política, cultural o sociológica. Desde que creamos esta revista hemos querido transmitir al lector la importancia que ha tenido la Moda, la ropa, los trajes, la gente que era considerada icono de estilo a lo largo de la Humanidad. Por ello hemos querido comenzar una serie de artículos que relacionan aún más la Moda con la Historia, pero desde otra perspectiva.

En La revolución de la Moda, esta es la que adquiere el papel principal, el protagonista, en ocasiones desencadenante, de una serie de acontecimientos que transcenderán la Historia. En otras palabras, prendas de ropa que, de un modo u otro, fueron objeto de revoluciones de todo tipo.

Para estrenar esta serie, nuestro querido Motín de Esquilache. Ya os hablamos de él hace mucho tiempo, pero nunca está de más recordarlo.

El_motín_de_Esquilache

¿Cuándo?
Marzo de 1766

¿Dónde?
Madrid

Si retrocedemos casi 250 años en la Historia de Madrid, nos encontramos con una ciudad con “el mejor alcalde”, Carlos III; un marqués con privilegios, Leopoldo de Gregorio, Marqués de Esquilache, y una población bastante cansada. Cansada de la subida de precios constante en alimentos tan básicos como el pan, que sólo beneficiaba a un sector de la población: la nobleza, mientras empobrecía al resto de población. Para rematar la faena, el Marqués de Esquilache, en un intento de modernizar el atuendo de los españoles, y así mejorar la imagen internacional del país, que se veía como atrasado, decide prohibir a través de un bando las capas largas y los chambergos, un tipo de sombrero de ala ancha:

Que ninguna persona. de cualquier calidad, condición, y estado que sea, pueda usar en ningún paraje, sitio, ni arrabal, de esta Corte, y reales sitios, ni en sus paseos, ó campos fuera de su cerca, del citado trage de capa larga, y sombrero redondo para el embozo, queriendo S.M. y mandando, que toda la gente civil, y de alguna clase, en que se entienden todos los que viven de sus rentas y haciendas, ó de salarios de sus empleos, ó exercicios honoríficos, y otros semejantes, y sus domesticos y criados que no traigan librea de las que se usan, usaran precisamente de capa corta, (que a lo menos le faltara una cuarta para llegar al suelo) ó de redingot, y de peluquin ó pelo propio, y sombrero de tres picos; de forma, que de ningun modo fueran embozados, ni ocultaran el rostro. Y por lo que toca a los menestrales, y todos los demás del pueblo (que no pudieron vestirse de militar) aunque usaran de la capa, fuera precisamente con sombrero de tres picos, ó montera de las permitidas al puelbo infimo, y más pobre, ó mendigo, bajo de la pena, por primera vez, de seis ducados, ó doce dias de carcel; por la segunda doce ducados, ó veinte y cuatro dias de carcel; y por la tercera, cuatro años de destierro, a doce leguas de esta Corte, y sitios reales, aplicadas las penas pecuniarias por mitad a los pobres de la carcel, y Ministros que hicieran la aprehension. Y en cuanto a las personas de la primera distinción, por sus circunstacias, ó empleos, que la Sala dé cuenta a S.M. a la primera contravención, con dictamen de la pena que estimare conveniente. Que estas dichas penas no debían entenderse con los arrieros, tragineros, ú otros que conducen viveres a la Corte, y que son transeuntes, como anden en su propio traje, y no embozados. Pero que si los tales se detuvieran en la Corte a algun negocio, aunque sea en posadas, ó mesones, por más tiempo de tres dias, hubieran de usar del sombrero de tres picos ( y no del redondo) ó de monteras permitidas; y descubierto el rostro, bajo las mismas penas.esquil1

El Marqués tenía buenas intenciones, pretendía que la criminalidad en la ciudad de la Corte bajase, pues muchos eran los que cometían actos criminales bajo el amparo de un sombrero y una capa que dificultaban su identificación y aprovechando la escasa luz nocturna.

Carlos_III_con_el_hábito_de_su_Orden_(Palacio_Real_de_Aranjuez)

A Carlos III no debió de parecerle mal, recién llegado de Italia, el aspecto del pueblo madrileño, y de la propia ciudad, debió de repelerle. No en vano se dedicó a embellecer a la ciudad con ayuda de sus ministros, promulgando edictos y leyes que no fueron muy bien acogidos por el pueblo, reacio a todo aquello que viniese del extranjero. Y Leopoldo de Gregorio era italiano.

Marqués de Esquilache

Marqués de Esquilache

El famoso bando de de Gregorio promulgaba el uso de una capa más corta y el sombrero de tres picos, que dejaba el rostro al descubierto, siguiendo la moda europea del momento. La reacción del pueblo madrileño no se hizo esperar: salieron a la calle, a los cuarteles, con capas largas y sombreros embozados. Tras varias recomendaciones de los guardias, incitándoles a usar el nuevo estilo europeo, los madrileños gritaron “¡No nos da la gana!” El Domingo de Ramos de 1766, 25.000 madrileños salieron a la calle para manifestarse en contra, ya no del bando, ni por la comida, ni por los otros edictos, sino del Marqués de Esquilache.

Se abrió fuego, falleciendo hasta veinte personas. Un sacerdote, convertido en portavoz popular, hizo llegar a Carlos III las propuestas populares, entre las que estaban que cesasen al Marqués. El Rey no tuvo más remedio que aceptar todo.

Esquilache_riots

Consecuencias

Leopoldo de Gregorio, con setenta años, tuvo que exiliarse de España.
Carlos III siguió renovando la ciudad de Madrid.
El pueblo de Madrid siguió haciendo lo que le dio la gana.

Fuente imágenes
Wikimedia
Redhistoria
Hispanidad

Un pensamiento en “La revolución de la Moda (I): La capa

  1. Pingback: La revolución de la Moda (III): El sujetador | triángulo magazine

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s