Vestimenta y Moda: Necesidad, función y estructura (III)

Llegamos al escalafón final, a intentar desentrañar la pregunta que nos hemos planteado desde el principio de esta pequeña serie de artículos dedicados a este tema.
Así, retomamos la pregunta que se queda en el aire del artículo anterior. ¿Cómo encajamos toda esta serie de teorías en intentar explicar la función de la moda incluida en una estructura social?

La escuela estructuralista antropológica tiene sus orígenes en Durkheim primero, y en las teorías sobre la necesidad de Bronisław Malinowski después y finalmente en el estructuralismo lingüístico de Ferdinand de Saussure, inspiración directa de uno de los gran padres del estructuralismo antropológico: Claude Levi-Strauss, del que vamos a sacar los principales postulados de este artículo, junto con algunas matizaciones de Alfred Reginald Radcliffe-Brown, antropólogo social de origen inglés.

Malinowski fue un antropólogo funcionalista de origen polaco al que le debemos, entre otras cosas, grandes postulados y teorizaciones sobre el método antropológico, el trabajo de campo; además de una de sus formulaciones más importantes: La teoría de las necesidades. Para él, la función tiene un sentido fisiológico, el cual se integra en la cultura. Esto es, el hombre es un organismo biológico con una serie de necesidades que tienen que ser cubiertas y satisfechas por medio de funciones.

Así. en su teoría de las necesidades, divide éstas en tres categorías: La primera, las necesidades básicas, esto es las necesidades psicobiológicas, después las necesidades instrumentales, las cuales son culturales, y las necesidades simbólicas o integradoras, las cuales también son culturales. El sistema de necesidades desarrollado por Malinowski es jerárquico, esto es, de las necesidades básicas, que son las primarias, descienden todas las demás. Así para Malinowski, y en general para la escuela funcionalista, la cultura se basa en cómo las sociedades satisfacen esas necesidades por medio de qué funciones y sobre todo, de qué instituciones. Para Malinowski las distintas culturas no cambian en las necesidades que tienes, sino en cómo cubren esas necesidades.

Malinowski además maneja un concepto muy interesante y es el concepto de que las culturas crean nuevas necesidades, este es un tema muy rico que luego será recogido por todos los filósofos o sociólogos que traten el tema de la sociedad de masas y de consumo, por ejemplo Herbert Marcuse que llega a manejar el tema de las necesidades reales en comparación con las necesidades ficticias.

Pero ésto nos sigue sin ‘encajar’ con la Moda, y es cuando tenemos que entrar en matices.

Lo primero que hace el antropólogo Radcliffe-Brown, es redefinir la idea de necesidad de esta manera: “La definición de Durkheim es que la ‘función’ de una institución social es la correspondencia entre ella y las necesidades (besoins en francés) del organismo social. Esta definición requiere cierta elaboración. En primer lugar, para evitar una posible ambigüedad y en particular la posibilidad de una interpretación, teológica, me gustaría sustituir el término ‘necesidades’ por el término ‘condiciones necesarias de la existencia’ (…)” (1952, 18, 308.)

Con el matiz dado por Radcliffe-Brown y siempre entendiendo esa necesidad y esa estructura como algo social, la Moda no podría entrar en esa distinción de condición necesaria para la existencia, la cual cumple una función. Cómo ya he dicho antes, podemos vivir sin la Moda aunque su sistema esté diseñado, nunca mejor dicho, para hacernos creer que sí necesitamos la Moda como una condición de la existencia. La Moda no es, de base, una condición necesaria de la existencia. La vestimenta, por otro lado, si lo sería, pero la moda entendida dentro de su sistema, no lo es.

Siguiendo con Radcliffe-Brown y su analogía de la vida social con la vida orgánica, el autor inglés nos define la estructura social como la relación de dos o más individuos en una red de relaciones, es lo podemos llamar un ‘social network’. Radcliffe-Brown, así, no distingue entre los conceptos de ‘estructura social’ y de ‘relaciones sociales’, que explica Levi-Strauss de la siguiente manera: “(…) La asimilación de la estructura social a las relaciones sociales, propuesta por Radcliffe-Brown, lo lleva a disociar la primera en elementos calcados sobre la firma más simple de relación que se puede concebir, es decir, aquélla entre dos personas. (…)” (19XX, 15)

Levi Strauss hace mucho hincapié en diferenciar entre la estructura social y las relaciones sociales, e igual que es difícil encajar a la moda dentro de las necesidades o de las condiciones necesarias para la existencia, es fácil encajar a la Moda dentro de las relaciones sociales. La Moda es un instrumento social altamente desvalorado, o posiblemente, no conocido. La ropa es necesaria, pero lo que la gente tiende a ignorar es el hecho más que innegable que en el momento en que pones una prenda de ropa, sea cual sea, también estás haciendo un tipo de declaración. La ropa forma parte de tu primera impresión, del cuerpo y del lenguaje de una persona. La ropa, el estilo que es en extensión la Moda, dice mucho de una persona antes de que se diga nada, aunque tienda muchas veces a crear falsas primeras impresiones y clichés. Si hacemos diferenciaciones entre estructura social y relación social, y tiendo hacia el lado de Levi-Strauss, encontrando el mismo error que él señala en Radcliffe-Brown, entonces sí podemos encajar la Moda dentro de las relaciones sociales, porque es tanto instrumento como muchas veces motor de las mismas, aunque puede de manera inconsciente.

Pero, ¿qué pasa entonces, con la Moda y la estructura? Si una estructura social es una serie de elementos que juntos realizan ciertas funciones, entonces volvemos al problema de no poder encajar bien la Moda dentro de una función real en una sociedad.

Quiero remitirme a Levi-Strauss una última vez antes de concluir, o intentar cerrar, la idea de estos artículos: “En primer lugar, una estructura presenta un carácter de sistema. Consiste en elementos tales que una modificación cualquiera en uno de ellos, es una modificación en todo lo demás.” (19xx, XV)

Ahí está la palabra clave, sistema. Repetida tanto por Lipovestky como por Levi-Strauss, una estructura tiene un carácter sistemático, y la Moda, también. Quizá es ahí donde podemos intentar definir porqué la Moda tiene un hueco dentro de la estructura social. La Moda ha creado su propio sistema que ha conseguido introducir en el sistema global de la estructura de una sociedad moderna. Y ahora viven en una especie de simbiosis. Algún elemento de la Moda cambia, es aquello que es llamado en el mundo de la Moda una ‘tendencia’ y afecta a la sociedad, y en definitiva de alguna manera, acaba trastocando su estructura. Entendiendo la Moda como un sistema de funciones, igual que entendemos se supone una estructura social, es fácil poder atisbar la respuesta a la pregunta de Lipovetsky.

Creo que nadie esperaba que la Moda se convirtiera en una función ni en una necesidad tan primaria dentro de la sociedad como lo es hoy en día. El poder de la Moda, mano a mano con el poder de la publicidad, es desorbitado, y lo que ha conseguido, siendo tan plástica y flexible, adaptativa en un sentido que se doblará y retorcerá pero jamás se romperá, es crear su propio sistema de falsas necesidades que se han introducido dentro del inconsciente colectivo. Nadie necesita más que cuatro piezas básicas de ropa que nos ayudarían a cubrir las necesidades de vestimenta de Flügel, pero todos, me incluyo, caemos a las tentaciones de ropa que no necesitamos. Puede que no sea la culpa de la Moda en sí, sino del tipo de sociedad de consumo y de masas en la que vivimos, encajada dentro de un sistema capitalista atroz.

Puede que la respuesta no haya quedado suficientemente aclarada, o puede que simplemente le tengamos que dar la vuelta como a un guante y ver qué cosas se nos pierden entre Moda y todas estas variables. En que punto se acaba la necesidad, la función, la estructura. Los acercamientos teóricos son complicados porque tiendes a dejar temas sin tratar o marcos teóricos olvidados, pero dentro de estos parámetros en concreto, la pregunta sólo tiene una solución. La Moda en el mundo en el que vivimos se ha convertido en un sistema, que tiene sus propias funciones, para satisfacer sus propias necesidades que ella misma ha creado como un ente autónomo.

fuente fotográfica: bridgeportart.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s