INTERSEXUADOS: Two Spirit

Los Two Spirit o dos espíritus son individuos que podemos encontrar dentro de algunas tribus de los pueblos nativos americanos, tanto en Estados Unidos como en Canadá. Pueden tratarse tanto de personas realmente intersexuales (esto es personas que han nacido con características físicas y/o genitales tanto masculinas como femeninas), o simplemente tratarse de personas transgéneras que ya sea se visten o realizan actividades opuestas a aquellas del género físico asignado por su nacimiento, o que mezclan actividades, rasgos, roles y características de ambos.

Igual que pasa con la comunidad Hijra, es común que se piense que las personas que se pueden considerar realmente Two Spitir o Hijra, tienen que nacer siendo intersexuales, pero no siempre es así. Otro rasgo común de estas dos comunidades es como tanto los Hijra como los Two Spirit tienden a no identificarse o no definirse ni como hombres ni como mujeres, así podríamos decir que al igual que los Hijra, los Two Spirit podrían considerarse un tercer género o simplemente un género que cae fuera de la categoría dicotómica bigenérica de hombre/mujer.

Es importante cuando se está hablando de pueblos y comunidades que no están dentro de lo que llamamos la civilización o la cultura occidental, no caer en intentar volcar categorías, palabras o definiciones acuñadas en sociedades occidentales sobre estas personas que no tienen por qué “casar” con ellos. Es muy común asociar la transexualidad con todo este tipo de comunidades (Los Hijra de la India, los Two Spirit, Los Muxes en México, los Takatāpui de la comunidad Māori, etc.), pero son las mismas personas las que rechazan este tipo de categorías por no sentirse identificadas con ellas, y no tenemos, ni debemos, intentar encajar nuestras categorías bigenéricas (que por otro lado deberían ser repensadas y reconstruidas) sobre ellos.

Históricamente, los Two Spirit se “conocen” con las primeras llegadas y expediciones de antropólogos americanos y/o europeos a estas tribus. Al conocerles, se les dio el nombre de berdache o badea, pero es un término que se ha ido abandonando con los años y siendo sustituido por el de Two Spirit, al considerarse berdache como un término bastante peyorativo, ya que es una palabra que proviene del francés y que puede ser traducida más o menos como el de un hombre que se dedica a la prostitución.

Así, el término Two Spirit se afianzó en el año 1990, durante la tercera convención anual de los pueblos nativos LGBT y se traduce directamente de la palabra Ojibwe Niizh manidoowag, que significa literalmente ‘dos espíritus’ haciendo referencia a como estas personas poseen dos espíritus, tanto masculino como femenino, dentro de ellos.

Es difícil comprender una persona como un Two Spirit sin entender el tipo de sociedad y de cultura que envuelve a la mayoría de los pueblos nativos americanos. En este tipo de pueblos, donde los tótems o los ‘spirit animal’ son parte fundamental de su cultura, se hace un especial énfasis en el espíritu que hay dentro de una persona, más que en su exterior, ya que refleja la parte más básica, por así decirlo, la más verdadera de su persona. Así para muchas de estas tribus, las personas Two Spirit no son vistas como algo vergonzoso, sino todo lo contrario. Se entiende a las personas Two Spirit como personas que están bendecidas doblemente, ya que han sigo regaladas con dos espíritus dentro de ellos. Se piensa que a los Two Spirits se les ha concedido un regalo, dos espíritus más allá que uno claramente femenino u otro claramente masculino.

Es por este concepto de entender la posesión de dos espíritus como una bendición o un regalo, que sea muy común dentro de estas tribus que una de las actividades que realizan las personas Two Spirit sean aquellas relacionadas con la magia o con la curación, siendo mucho de ellos chamanes, precisamente por ese doble vínculo o doble bendición que poseen dentro de sus cuerpos. Otra actividad desarrollada de manera importante por los Two Spirit era la de mentor, consejero dentro de una tribu o profesor, precisamente por ese respeto que despierta una persona que está en posesión de dos espíritus.

Así, es importante señalar que aunque por ejemplo muchos Hijra también se dedican a ciertas actividades místicas o religiosas, no podemos olvidar que son una comunidad estigmatizada y altamente marginada, a pesar de los grandes avances sobre sus derechos civiles que se están llevando a cabo en lugares como la India, Pakistán o Nepal. Pero la diferencia con los Two Spirit es como estos últimos no han sido estigmatizados, ni marginados ni violentados por el tipo de persona que son, sino que son respetados, admirados y tienen posiciones de prestigio dentro de sus tribus.

Esto se debe sin duda a la importancia que los pueblos nativo americanos le dan al espíritu frente al físico, al cuerpo de una persona. Así, en vez de entender a los Two Spirit como personas transexuales que han nacido o viven en un cuerpo contrario al que deberían tener (explicación que se sigue usando hoy en día, la de la patologización de la transexualidad, es decir, una disforia de género), simplemente se les entiende como personas que son otra cosa distinta o diferente a un hombre y a una mujer, precisamente por el hecho que ya hemos explicado antes de poseer dos espíritus. Así, al caer en una categoría que no es ni la de hombre ni mujer, sus expresiones de género y sus roles se amplían y se diversifican y así se permite una libertad de expresiones tanto de género como de orientaciones del deseo, ya que los matrimonios del mismo sexo, con personas Two Spirit, era algo realmente común dentro de las comunidades nativo americanas, no se consideraba ni algo fuera de lo normal ni por supuesto caían en la categoría “homosexual”.

Obviamente, este tipo de actitudes de las comunidades nativo americanas cambió radicalmente con la influencia de grupos externos a ellos y en especial grupos de carácter cristiano. Se forzó a muchos de los Two Spirit a “encajar” dentro de un rol de género o simplemente del suyo, y muchos de ellos llegaron al suicido por no querer convertirse en algo con lo que no eran capaces de identificarse. Con la ola feminista de los años 60, este tipo de actitudes comienzan a cambiar de nuevo, ya que llevó a mucho activismo de carácter Queer y LGBT, que ayudó a un nuevo resurgimiento, respeto y apoyo de las personas y comunidades Two Spirit.

fuente fotográfica: wernative.org
austincc.edu
drexel.edu
indiancountrytodaymedianetwork.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s