Desvistiendo a las estrellas: The Breakfast Club

Como ya os hablamos ayer, es clásica la imagen del instituto americano con los típicos personajes que puedes encontrarte. En 1985 se estrena The Breakfast Club, película que retratará a estos arquetipos de instituto, como el cerebrito, el atleta o la chica popular. Este tipo de retrato era habitual en el cine americano. ¿La diferencia con otras películas? The Breakfast Club va más allá. Nos presenta a cinco chicos reales, con problemas con los que cualquier adolescente se podía identificar, independientemente de su rollo.

Breakfast-Club-movie-poster

Al ocurrir toda la trama en un mismo día y en el mismo sitio, la diseñadora de vestuario Marilyn Vance tuvo que asumir el reto de transmitir la personalidad de los cinco protagonistas en un solo estilismo. En una entrevista para Dazed Digital reveló que usó capas: “So I used layers – each layer is a little piece of their personality – as they become more relaxed with each other, the layers come off – even though they’ll probably go back to their little cliques on Monday.Lo genial del vestuario creado por Vance es que todavía está vigente. Puedes ir a cualquier instituto y encontrarte a gente vestida como cualquiera de los cinco miembros de este selecto club.

Año de estreno: 1985

Argumento: Cinco adolescentes sin nada en común tienen que pasar el sábado castigados en el instituto.

Brian Johnson, el cerebro (Anthony Michael Hall)

tumblr_n4gx4aOgoq1s3lpw2o1_500

En una de las escenas, John Bender se ríe de Brian, diciendo que su madre le compra la ropa. Y eso es totalmente lo que el personaje de Anthony Michael Hall. El de un chico bueno, que cumple con las normas. Es a través de pequeños detalles, como la sudadera del revés o calcetines de diferentes colores o los pantalones cortos, que podemos percibir al verdadero personaje. Tal vez Brian esconde más de lo que parece tras esa imagen de chico bueno con matrículas de honor.

Claire Standish, la princesa (Molly Ringwald)

tumblr_n8b1nwTWh51tezhi3o1_500

Dos palabras: Ralph Lauren. Tras ver el vestuario para el personaje de Molly Ringwald, John Hughes descartó todo y mandó a Vance a la tienda de Ralph Lauren, donde compró toda la ropa de Claire. El rosa no podía faltar, como buena princesa. El marrón es el contrapunto a un vestuario que, de otro color, habría resultado demasiado ñoño.

Andrew Clark, el atleta (Emilio Estévez)

Emilio Estevez in

No, no es un jugador de fútbol americano. O de baloncesto. Andrew Clark es el campeón del equipo de lucha libre del instituto Shermer. Su imagen de deportista se ve, como no, reflejada en su ropa. Una camiseta sin mangas color azul, una camiseta blanca, una sudadera color azul, una beisbolera del mismo color (se nota que le gusta el azul y no complicarse), unos vaqueros y unas deportivas blancas hacen que Estévez se convierta en el clásico deportista triunfador del instituto.

Allison Reynolds, la inadaptada (Ally Sheedy)

tumblr_nbr7c4NgV51t36m5xo1_500

Sí hay un color que defina a Allison ese es el negro. Es el personaje que más tarda en quitarse la ropa, en una escena que causa bastante polémica todavía. Hay que tener en cuenta que el personaje de Sheedy no habla hasta bien pasada media hora de película, por lo que es normal que sea la última en despojarse de su enorme jersey negro. Un gran bolso, en el que lleva de todo, una falda casi por los tobillos, leggings y calzado negro. Todo el vestuario de Allison es oscuro, hasta el maquillaje que lleva, con bien de eyeliner negro en los ojos. El pelo le tapa media cara, un rasgo más de lo encerrada que está hacia la sociedad.

John Bender, el criminal (Judd Nelson)

anigif_enhanced-buzz-11560-1367522919-14

El personaje más rebelde y por lo tanto, el más guay. Un abrigo largo y una cazadora cubren a Bender al principio de la película, para acabar con una camiseta blanca de manga larga sobre la que lleva una camisa de cuadros a la que ha cortado las mangas, dejándolas cortas. Unos vaqueros y unas botas moteras le dan el toque perfecto de malo malote. Al igual que con Brian, el secreto está en los detalles: un pañuelo atado en el tobillo, pendientes, una cadena en los bolsillos del pantalón, unos mitones de red en los que lleva una chapa en la que se lee y una bufanda que acaba usando como pañuelo en la cabeza. Con John Bender, Marilyn Vance consiguió que toda una generación se identificase con él y que las generaciones posteriores quisieran vestir como él.

Fuente imágenes
Go into the story
Tumblr
Listal

Un pensamiento en “Desvistiendo a las estrellas: The Breakfast Club

  1. Pingback: Fin de la Semana de la Adolescencia | triángulo magazine

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s