Desenmarcando la Moda: El Otoño o La Vendimia

En 1786, Francisco de Goya, por encargo real, pinta una serie de tapices cuyo tema principal es las Cuatro Estaciones. A lo largo de trece obras, el pintor se propone mostrar los cambios estacionales. Sin embargo, en 1788 fallece el Príncipe de Asturias, por lo que la serie se queda incompleta, a falta de dos cartones. En El Otoño o La Vendimia, Goya nos traslada a ese tiempo otoñal de la recogida de la vid.

d42c316455

Era un hermoso día de otoño, el día perfecto para comenzar a vendimiar. Así lo iba a recordar siempre Jacinta. Cogió su pañuelo rosa y se cubrió con el su cabello. Sabía que al final del día, de poco serviría ese pequeño trozo de tela, pues acabaría sucia de todas formas. Se colocó el pañuelo en el escote como su hermana Fortunata le había enseñado a hacer. “Así se hace en Madrid”, le había dicho. La moda goyesca había llegado también a Arenas de San Pedro. La influencia de la cercana Corte era palpable, especialmente en los meses de verano.

Pero el verano quedaba ya lejos. La siega ya había sido hace meses. Jacinta todavía recordaba a los hombres con los rastrillos, y a los niños pequeños jugando alrededor de los adultos, que disfrutaban del merecido descanso tras la dura jornada.

Hoy vendría el hijo del señor con su esposa y su hijo. Al señorito (¿o ya es señor? Su padre aún no había fallecido, pero él ya estaba casado. Este era el tipo de cosas que siempre se le olvidaban, por mucho que Don Luis, el cura de la localidad, se lo explicase una y otra vez) le gustaba ir el primer día de vendimia y ver a las mozas como ella, sudando bajo el sol, mientras su mujer, elegantemente vestida, tal vez siguiendo las modas de la Corte. Puede que incluso las de París, pues sabía que la mujer del señorito gustaba de viajar a la ciudad francesa a ver las últimas modas. Ella en cambio se limitaba a seguir los consejos de su hermana.

A lo lejos estaba el señorito vestido de amarillo, como si del mismo otoño se tratase. Don Luis le había hablado hace tiempo de los dioses griegos y de los romanos, de como uno de ellos simbolizaba el otoño, por estar relacionado con la uva, a la que ese dios, de cuyo nombre no se acordaba, le encantaba. Hacían fiestas y todo en su honor. Vaya mala memoria la suya.

El pequeño hijo del señorito, vestido demasiado elegante para un día como este, jugaba con su madre, que le tendía uvas.

Sería una buena cosecha, había oído a los hombres decir. Ella no lo sabía, pero estaba segura de que el día sería magnífico. Tal vez algún mozo la invitara al baile. Jacinta no pudo evitar sonrojarse y colocarse el pañuelo de nuevo. Su cesto estaba ya lleno de uvas, así que se lo colocó en la cabeza y se dirigió a donde el resto de campesinos estaban depositando las uvas.

Fuente imagen:
Museo del Prado

Un pensamiento en “Desenmarcando la Moda: El Otoño o La Vendimia

  1. Pingback: Fin de la semana del otoño | triángulo magazine

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s