Plus ça change: La polaina

La polaina es una prenda de abrigo que protege la pierna desde el tobillo hasta la rodilla o desde el tobillo hasta el empeine del pie. Se colocan en el exterior de la bota y del pantalón, tienen forma tubular y se enganchan al pie con una cinta, cuerda o correa. Según para qué se utilicen existen diferentes tipos de cierres: cremalleras, botones, gomas, cordones…

Inscripción en la que aparecen las grebas  como parte del uniforme romano

Estela funeraria de Titus Calidius Severus procedente de Carnuntum (Petronel, Austria), en la que aparecen las grebas decoradas propias de un centurión romano del siglo I.

Respecto a su origen, lo encontramos tal y como lo conocemos hoy en las ócreas griegas o grebas . En el Imperio Romano, cuando Julio César en el siglo 1 a.C. conquistó la Galia, las piernas de los soldados se resguardaban del frío y de las espinas y zarzas de los bosques con las hosa, unas protecciones de tela o cuero que se llevaban debajo de la corta túnica militar. La palabra hosa se convertiría en hose en inglés, que durante siglos ha significado unas polainas protectoras que llegaban hasta las pantorrillas.

Las tribus germánicas en esta época, debido al frío, vestían pantalones holgados que les llegaban desde la cintura hasta la pantorrilla y se conocían como heuse; pero para procurarse más calor, solían reforzar la tela cubriéndose con cuerda delgada desde la pantorrilla hasta la rodilla para evitar el paso del aire o haciéndolas más ajustadas (las llamadas “feminae” por las tropas romanas).

Las polainas también fue una prenda de labradores y pastores. Era corriente ver a los campesinos, labradores y pastores tejiendo sus polainas con las agujas de madera y la madeja de hilo. Para su elaboración se usaba un tipo de punto sencillo, variando en el adorno de la unión. El color más usual es el crudo de lana, pero también se usaban el matizado (mezcla de lana blanca y negra), en negro, en azul oscuro y el gris azulado de pura lana tintada.

 Las polainas de cuero formaron parte de diferentes uniformes militares como complemento de la bota y se ajustaban mediante botones, enganches o trenzados. Fueron utilizadas para proteger las piernas de los roces, arañazos y roturas o mantener intactas las botas.

Fue ya entrado el siglo IX, cuando las polainas comenzaron a difundirse por España, Inglaterra y Alemania. El nuevo zapato alcanzó tanta popularidad, que Felipe el Hermoso en Francia y Eduardo III de Inglaterra decidieron, a principios del siglo XIV, establecer varias medidas sobre la punta de las polainas para distinguir las jerarquías sociales: las de un príncipe tenían puntas de más de dos pies de largo; las de un barón, de dos pies; las de un caballero, de pie y medio, y las de la gente del pueblo de medio pie solamente. Carlos VIII tenía los pies tan deformes que no podía usar esas polainas puntiagudas, así que simplemente las prohibió, ordenando el uso de  zapatos cuadrados y redondeados.

polainas

A finales del siglo XV y comienzos del XVI, las armaduras  llevaban grebas de dos piezas. La pieza posterior cubría por completo el talón y la pieza  anterior quedaba unida al zapato de hierro o escarpe de pico de pato compuesto de láminas articuladas. Estas piezas se abrían por medio de resortes y se cerraban con botones por la parte interior de la pierna.

Su nombre actual proviene del francés” poulaine”, una palabra procedente del antiguo poulanne, “piel de Polonia”, pues era de Polonia de donde se importaba la piel  para confeccionarlas durante los siglos XII al XV.

Hay diferentes tipos de polainas: se le llamaba “polaina rabona, mancada o partida” cuando no cubría el empeine. También había polainas de cuero, que eran menos corrientes y que se hacían adaptando el material a la forma de la pierna. Esta se abrochaba con pequeños enganches, o con botones, o bien con un trenzado.

Polaina partida o rabona.

Polaina partida o rabona.

Otro modelo de cuero, pero menos corriente es la “polaina cubana”, que se usaba sólo para faenas de trabajo y se sujetaba a la pierna con hebillas metálicas.

Polaina_cubana

Polaina cubana

Puttees: Consisten en dos tiras estrechas de lana, una para cada pierna, que se enrollan del tobillo a la rodilla. Fueron muy comunes entre las tropas de infantería.

Puttees

Puttees

La “Gaiters” es un tipo de polaina que va desde encima o justo debajo de la rodilla o desde del gemelo hasta el tobillo y cubren el empeine, protegiendo los cordones y la lengüeta de los zapatos. Las que llegan hasta debajo de las rodillas, a veces también tienen una pieza mayor que se desdobla para cubrir la rodilla. Suelen ser de lienzo, paño y en ocasiones de cuero.

Gaiters

Gaiters

Las que cubren solamente el tobillo y el empeine se denominan “spats”. Se llevan por debajo del pantalón y sobre el zapato. Fueron parte de la indumentaria típica de la burguesía durante el siglo XIX e inicios de siglo XX. Su función era más decorativa que protectora, por lo que se hicieron de numerosos tejidos. También se llamaban guarda-salpicaduras. Alcanzaron su máxima popularidad  durante este periodo, sufriendo un lento declive a partir de los años 20 hasta desaparecer completamente después de la II Guerra Mundial.

Los "spats" eran parte de la indumentario de finales del siglo XIX y principios del XX.

Los “spats” eran parte de la indumentario de finales del siglo XIX y principios del XX.

Las polainas cortas, de media caña y altas se siguieron llevando en el ejército hasta el siglo XX, sustituyendo el paño por la trama de algodón más resistente, como la lona en color blanco, o el fieltro marrón. Se cerraban con remaches, hebillas y elásticos, sujetándose al tobillo mediante botones.

La polaina era una parte del unfirme militar.

La polaina era una parte indispensable del uniforme militar.

Actualmente, el uso de las polainas se emplean para abrigo de los niños y también como protección en montañismo, hípica y otros deportes. En este caso, se utilizan materiales resistentes que incrementan la retención calorífica del calzado. Suele tratarse de prendas impermeables con cierre elástico superior y enganche rígido al pie.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s