Los sin nombre

Hace unos meses os hablamos de aquellos diseñadores que no han pasado a la memoria del colectivo popular, a pesar de haber sido directores creativos de grandes marcas de moda. Obviamente, el que hayan sido olvidados por el público no significa que hayan sido olvidados por la moda. Hoy, en cambio, os hablamos de algo peor que caer en el olvido: cuando, por las circunstancias que sean, los diseñadores pierden su nombre, cuando ya no son los diseñadores de su propia marca.

Hay varias circunstancias que pueden llevar a un diseñador a quedarse sin nombre, pero a grandes rasgos estas son las principales.

John Galliano, el despedido.

galliano

En 2011 John Galliano pasaba a ser conocido como el diseñador de Dior, para ser conocido como el diseñador de moda que odia a los judíos. Todos sabemos lo que pasó a continuación, fue despedido de Dior, siendo sustituido por Bill Gaytten, que sería reemplazado por Raf Simons. Pero no solo de Dior fue Galliano despedido. El 91% de la marca John Galliano, creada por el gibraltareño tras acabar sus estudios en la escuela londinese St. Martin College en 1984, pertenecía a Christian Dior S.A. Efectivamente, Galliano fue despedido de su propia marca, la cual lleva su nombre. El director creativo actual, Bill Gaytten, tomó las riendas de John Galliano tras llevar mas de veinte años trabajando para la marca.

Lamentablemente, Galliano no ha sido el único en perder el control de su marca. La homónima firma Jil Sander, pasó a manos públicas en 1989, abandonado en 1999 la diseñadora la marca, para regresar a ella brevemente en 2003. Y más tarde volver, para de nuevo abandonar. O Thierry Mugler, sustituido por el estilista de Lady Gaga, Nicola Formichetti. La solución en el caso de Hervé Léger, también sin nombre, pasó por crear otra marca llamada Hervé L. Leroux.

Pierre Cardin, el rey de las licencias.

IMG_0243

¿Alguna vez os habéis fijado que en El Corte Inglés venden bolsos de Balenciaga muy muy baratos? En vez de los 1000€ que te puedes gastar en una web como Net-A-Porter, en los grandes almacenes españoles puedes encontrar un bolso por casi un 90% menos. ¿El secreto? No, no son falsos, son Balenciagas. Parafraseando al Doctor Maligno, esos bolsos son quasi Balenciaga. Semi Balenciaga. La margarina de los Balenciagas. La Coca-Cola light del diseñador vasco. Solo una caloría, le falta diseño. Entonces, ¿por qué son tan baratos? Porque no son exactamente Balenciaga, son bolsos bajo una licencia. Una licencia es cuando una marca crea productos a otra marca usando su nombre e identidad de marca. Un ejemplo, la mayoría de los perfumes no están creados por las marcas, sino por empresas cosméticas, como Coty, que crea fragancias para empresas como Roberto Cavalli, Vera Wang, Calvin Klein o Beyoncé. Las licencias es una forma rápida de crecer, pero también puede jugar con el paso del tiempo en contra de la marca, como en el caso de Balenciaga, que estamos seguros está deseando que El Corte Inglés deje de vender bolsos con su marca a 100€.

Si hay alguien que es un ejemplo de nombre prostituido por las licencias, ese es el de Pierre Cardin, diseñador que triunfó en París en los años 60. Si bien en las décadas de los 70 y 80 fueron muchas las marcas que cayeron en la locura de las licencias, prestando su nombre a cualquier cosa, lo de Cardin fue más allá. Ya en los 80 fueron muchas las marcas que recuperaron las licencias, como Christian Dior, pero Pierre Cardin siguió, y sigue, licenciando su marca. ¿Lo positivo? Se ha hecho millonario a base de licencias. ¿Lo negativo? El nombre de Pierre Cardin ya no se relaciona con el gran diseñador de los 60, perdió la exclusividad, porque, ¿quién está dispuesto a pagar 5000€ por un vestido cuando en la tienda de medias de tu pueblo venden bragas de ese diseñador a 5 euros?

Pedro del Hierro, el caso español.

Pedro-del-Hierro-se-retira-del_54140040101_53389389549_600_396

Pedro del Hierro, diseñador clásico al que todos habréis relacionado de inmediato con Cortefiel (¿cómo olvidar la temporada en la que todo el pijerío español llevaba camisetas con el logo del diseñador?). En 1989 el grupo español adquiere Pedro del Hierro y expande la marca como la pólvora. En el 2012, Carmen March es nombrada nueva directora creativa, tras haberse despedido en 2011 el diseñador, por problemas de salud. Sin dramas de por medio, o al menos no tan aireados, Pedro del Hierro es el ejemplo de diseñador que vende su marca y no pierde poder sobre ella, al contrario que Galliano, y aprovecha el impulso de la marca grande para lanzar la suya, con más medios.

Fuente imágenes
Circa Who
My retail media
La Vanguardia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s