THEY GOT THE LOOK: Luis XIV de Francia

Luis XIV de Francia siempre ha sido un personaje que sabíamos que en algún momento le íbamos a dedicar un They got the look. Ha tardado más de lo esperado (creednos, mucho más), pero por fin os hablamos del estilo del monarca francés.

cs002762-1159955_0x420

Nacido en 1643, Luis XIV es considerado el ejemplo más claro de monarquía absolutista. Reinó Francia a lo largo 72 años, siempre marcando estilo. Seguro que más de una vez os lo habéis imaginado reinando con su gran peluca empolvada y sus tacones rojos, pero lamentamos tener que deciros que esa imagen es totalmente falsa. Luis desaprobaba el empolvar las pelucas, moda que surgió ya al final de su reinado.

Portrait of Louis XIV; After Hyacinthe Rigaud, French, 1659 - 1743; 18th century; Oil on canvas; Unframed: 289.6 x 159.1 cm (114 x 62 5/8 in.), Framed: 316.2 x 190.5 x 11.4 cm (124 1/2 x 75 x 4 1/2 in.); 70.PA.1

Trasladó la corte a Versalles, escenario donde llevaría a cabo el mayor despliegue de lujo y opulencia que se haya conocido.

En La Moda, obra de Max Von Boehn, podemos entender el papel del rey como icono de estilo de la Europa del siglo XVI, teniendo en cuenta que él no era el creador de las modas, ya que este papel se lo dejaba a otros individuos:

Primeramente dio el tono un rico financiero, el señor de Montaurón; arruinado este, el duque de Candale desempeñó aquel papel, que al fin recayó en un señor llamado Langlèe, hombre de dudosa procedencia (…). A él le correspondió hacer la moda, pero en realidad ésta no era tal hasta que el rey la adoptaba. Luis XIV pasaba frecuentes y largas temporadas en recoger para sí la gloria de los triunfos y las conquistas de sus generales (…). El monarca, en cambio, no podía decentemente vestir mejor que sus soldados, y así fue como la casaca que usaban estos recibió el alto honor de que se la pusiera el propio Luis XIV cuando más tarde regresó a la corte.

Colbert_Presenting_the_Members_of_the_Royal_Academy_of_Sciences_to_Louis_XIV_in_1667

El monarca francés, sabedor de que el poder no debía limitarse solo al terreno político, intentó imponer por toda Europa su estilo a la hora de vestir, costase lo que costase, como recoge James Laver en Breve historia del traje y la moda, a través del Diario del inglés Samuel Pepys:

El Rey francés, como desafío al Rey de Inglaterra, ha hecho que todos sus lacayos se pusieran los chalecos, vests, y que los Nobles de Francia hicieran lo mismo; que, de ser cierto, es la mayor indignidad hecha por un príncipe a otro.

Louis-XIV_1638-1715_H-Testelin

Ese he sido uno de los mayores legados del monarca a su país: la moda. Como ya os hablamos hace tiempo, fue en tiempos de Luis XIV cuando Francia compite con Inglaterra para hacerse con el poder de la moda. Ambos reinos sabían de la importancia de la moda por su influencia en todas las cortes europeas. No bastaba con ganar todas las guerras y batallas, había que dominar las cortes españolas, portuguesas, suecas… El poder, el absolutismo, debía expandirse por todos los rincones, ser casi un modo de vida, ser algo más que una campaña publicitaria para sus súbditos, sino también para los súbditos de las demás monarquías. Luis XIV, para conquistar la gloria, su amor verdadero, quiso asegurarse bien el poder seleccionado a los ministros por sus méritos y la devoción que le mostrasen.Naturalmente todo este despliegue para ser el más innovador, el más dorado y el que más lazos llevase, fue ya mal visto en su momento, como crítico La Bruyère en 1692:

In his devotion to splendor, a sovereign is like a shepherd bedecked in gold and precious jewels, golden crook in hand, a gold-collared, silk-leashed dog at his sid. What use is all this to his flock? How does it protect them form the wolves?

Un ejemplo de la coquetería del monarca francés nos lo narra Von Boehn en La Moda. Al parecer, tras estar de luto por el fallecimiento del rey Felipe IV de España, suegro de Luis, declaró que jamás volvería a usar las mangas acuchilladas. Y fue en ese momento cuando esa moda dejó de llevarse entre los hombres.

015

Podemos decir que Luis XIV fue un reflejo de su momento, del absolutismo reinante, del arte barroco, de la opulencia que se vivía entonces. Todo fue absorbido por el monarca y regurgitado por un sistema que buscaba la gloria eterna a través de la ceremonia, del arte, de la moda, de la literatura…Todos cayeron en las redes de Luis XIV: los nobles se vieron obligados a gastar grandes sumas de dinero para estar vestido a la moda o correr el riesgo de ser ridiculizados en la Corte. No en vano los trajes estaban compuestos de metros y metros de tejidos, de fornituras costosas, como lazos, cintas de terciopelo, encajes… Todos se movían en torno a los caprichos reales. La felicidad de los nobles dependía de si habían sido vistos y habían visto a Luis XIV. Hasta ahí llegaba la influencia del monarca. Un comentario suyo podía hundir en la miseria a cualquiera. Era un dios en la tierra. Como resume James Laver:

(…) dress correctly and strive to please, and you will find yourself in the side of the angels.

Fuente imágenes:
Gutenberg
Tumblr
Retratos de la Historia
Wikimedia
Vogue

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s