La generación Beat

14374049355_f7d117dd47_c

La Generación Beat fue un grupo de escritores y artistas de la década de los cincuenta que, a través de sus obras, mostraban por primera vez en la historia de la literatura (como fuerza o pensamiento grupal)  una visión espiritual sobre las cosas en las que incluían las drogas, el sexo y el estudio de la filosofía oriental, entre otras cosas.

El término fue creado por John Clellon Holmes y Jack Kerouac para denominar a  la gente de su edad que vivía en Nueva York a finales de los 40. La propuesta de su uso surge durante una conversación en la que Kerouac recuerda haber oído la expresión de Herbert Huncke, un conocido personaje de la época de vida marginal. La intención de sus miembros no era la de nombrarla, sino la de “desnombrarla”. A la difusión del término también contribuyó que a finales de 1952 apareciera en el New York Times Magazine un artículo de John Clellon Holmes titulado “This is the Beat Generation”.

Beatniks-704x400

Los Beats eran seres libres, tolerantes y anticapitalistas.

 El término ´beat´ procede de ´beaten down´ (derrotado), reflejando la desesperación frente a una sociedad barrida por la depresión económica, la Segunda Guerra Mundial y la amenaza de la bomba atómica. Los beats optaron, vista la situación, por una actitud que se despojase de todas las falsas moralidades y mostrara al hombre desnudo y sincero. Esta celebración del individuo como único, que rechazaba todas las posturas políticas por considerarlas intrínsecamente opresivas, tiene mayor valor considerando la política norteamericana del momento, no sólo reflejada en el anticomunismo atroz o en el desmesurado crecimiento de la burocracia, sino -por la parte que les tocaba- en la aplicación de técnicas como el electroshock o la lobotomía para tratar ´enfermedades sociales´ como la homosexualidad o el inconformismo.

Jack Kerouac and the Beat Generation_NEW YORK CITY—Poetry and folk singing at McSorley's Saloon, 1959_www.lylybye.blogspot.com

Los bares y cafés eran centros donde expresarse.

La filosofía beat era básicamente contracultural, antimaterialista, anticapitalista y antiautoritaria, que remarcaba la importancia de mejorar la interioridad de cada uno más allá de las posesiones materiales y de las reglas impuestas por el sistema. Llevados por una visión tolerante y no-teísta, otorgaron una gran importancia a la libertad sexual y a las drogas como ayudante de la exploración interior. Centraron su lucha en contra de los valores tradicionalistas y puritanos de Estados Unidos, contra el “American Way of life”, un repudio implícito a los valores comerciales, para cuyo reemplazo proponían los ideales expuestos por Whitman en “Hojas de hierba”.

Esta “generación” revitalizó la escena bohemia cultural norteamericana. Su energía se desbordó hacia los movimientos juveniles de aquella época. “En el camino”,  escrita por Kerouac en 1957, llegó a ser un manifiesto universal de una juventud que quería huir de lo establecido, y fue absorbida por la cultura de masas y por la clase media hacia finales de los años cincuenta y principios de los sesenta.

 En el arte adoptaron una actitud abierta hacia la cultura afro-norteamericana, algo que resultó muy notable en el jazz y el rock and roll, aunque la Generación beat manifestó una abierta preferencia por el jazz moderno y un cierto desprecio por el rock and roll. Influyó a un gran número de personajes de la cultura americana, en especial a músicos como Bob Dylan, Tom Waits, Tuli Kupferberg, The 1975, Jim Morrison, Arthur Lee, Janis Joplin.

Beatniks c. late 1950s

Beatniks bailando al son de los bongos.

Como reacción y con la intención de parodiar y desprestigiar el movimiento beat, en 1958 aparece el término “beatnik”, producto de la fusión de las palabras “beat” y “Sputnik”, sugiriendo una condición antiestadounidense y comunista del movimiento beat.

En la jerga local estadounidense de la época, el término “beat” indicaba la cultura, la actitud y la literatura, mientras que la palabra “beatnik” se utilizaba para estereotipar la cultura beat, tal como aparecía en los personajes de historieta, muchas veces violentos, que difundían los diarios y revistas.

beatnik

Los escritores beat rechazaron el término por despectivo.  Sin embargo, fue adoptado y difundido ampliamente por los medios de comunicación, aplicándolo a un estereotipo juvenil distinguible por la forma de vestir y arreglarse que se hizo tendencia, y relacionándolo con una actitud proclive a la holgazanería, el desenfreno sexual, la violencia, el vandalismo y las pandillas de delincuentes. Con el tiempo la denominación terminó siendo aplicada de manera indiscriminada, tanto al estereotipo, como a los artistas de la generación beat y sus seguidores.

 Los beats y los beatniks se diluyeron en la segunda mitad de la década de los sesenta, inmersos en los movimientos contraculturales como los encarnados por los hippies, el rock, la revolución sexual y las luchas antirracistas y contra la guerra de Vietnam. Fuera de Estados Unidos, ambos términos “beat” y “beatnik” fueron utilizados como sinónimos, sin percibir el sentido paródico del segundo.

La moda beatnik generó también una jerga especial, caracterizada por el uso de términos y expresiones desenfadadas, muchas de las cuales han persistido, como “cool man” (traducible como “buena onda, tío”), “daddy-o” para dirigirse a otros, “rad” (genial), etc. El hombre beatnik era referido como un “beatnik cat”, un “gato”.

blame-these-4-men-for-the-beatnik-horror

Entre los iconos de la Generación Beat hay una nutrida gama de intelectuales y escritores, poetas, músicos y filósofos. Entre ellos destacamos a:

Jack-Kerouac-el-Buda-creador-de-la-extraordinaria-novela-On-The-Road-y-Los-vagabundos-del-dharma-Los-Subterraneos-entre-otros.-1024x512

Jack Kerouac

Jack Kerouac. Fue el alma mater del movimiento beat , aunque pensaba que cualquiera de sus amigos (Burroughs, Cassady, Ginsberg…) eran más inteligentes y brillantes que él. Siempre al margen de cualquier regla o estereotipo, vivió al límite durante la segunda mitad de los cuarenta y principios de los cincuenta, años en que acumuló suficientes experiencias vitales para luego plasmarlas en sus libros. Sin embargo, cuando le llegó el reconocimiento económico y del público, él ya estaba de vuelta de todo, no supo asimilar la popularidad y el dinero que ésta le reportaba y sus lectores no querían creer que ese borracho que aparecía en los shows de T.V. había escrito esos libros llenos de energía y ganas de vivir.

Sólo por dos de sus obras: ´Los subterráneos´ y ´En el camino´ ya merece un hueco en el olimpo de la literatura del siglo XX. Este último libro pasa por ser ´la Biblia de la generación Beat´, ya que retrata de forma autobiográfica sus viajes por todo Estados Unidos y está protagonizado por todo el plantel de escritores del movimiento: la realidad supera a la ficción y apenas podemos creer que hayan existido nunca personajes tan locos, salvajes y, a la vez, geniales.

William-Burroughs-foto-de-John-Minihan

William S. Burroughs

William S. Burroughs creció rodeado por el lujo, una vida que pronto descubrió no le satisfacía. Ratón de biblioteca, fascinado con las armas y con una necesidad irrefrenable de romper toda regla de la que tuviese conocimiento, sus padres comprendieron que jamás podría ´integrarse´ en la sociedad, y, una vez que se graduó en Harvard, decidieron subvencionarle sus aventuras/experiencias. A principios de los treinta, tras involucrarse en los bajos fondos neoyorkinos, conoció a un grupo de enloquecidos inconformistas que estudiaban en la universidad de Columbia: entre ellos estaban Jack Kerouac, Allen Ginsberg, y su futura esposa, Joan Vollmer Adams.

Burroughs escribió primero Junky (Yonqui) -acerca de sus experiencias con la droga- y luego Queer (Marica), tan explícito, que no llegó a imprenta durante décadas. Se trasladó a Texas, donde intentó vivir como granjero hasta que, perseguido por su relación con las drogas, emigró a Méjico. Allí, bromeando ante amigos, haciendo de Guillermo Tell con un vaso en la cabeza de su esposa Joan, la mató de un tiro en la frente. La tragedia afectó terriblemente a W.B., que vagó por todo el mundo hasta aterrizar en Tánger, donde escribiría su Obra Magna: Naked Lunch (El Almuerzo Desnudo). La obra le convirtió en una celebridad underground, puesto que mantuvo hasta su muerte.

Allen-Ginsberg-lectura-en-el-Washington-Square-Park-New-York-1960

Allen-Ginsberg en una lectura en el Washington Square Park. New York,1960

Allen Ginsberg fue la voz de la herencia beatnik: parte del poder del hippismo y de la conciencia social anti-Vietnam nació de su boca. Su padre era poeta y profesor, y su madre una comunista radical y una nudista irreprimible que enloqueció al poco de alcanzar la madurez. Fue un niño tímido y complicado, dominado por los ataques de su madre y por el temprano descubrimiento de su homosexualidad. Descubrió la poesía en el instituto pero decidió labrarse un futuro estudiando Derecho Laboral en la Universidad de Columbia. Allí cayó ante la irrefrenable vitalidad de un grupo de personas como Jack Kerouac, William Burroughs o Neal Cassady, jóvenes filósofos igualmente obsesionados con el crimen, las drogas, el sexo y la literatura.

A los 29 años, había escrito mucha poesía pero no había publicado nada (había promovido las obras de Burroughs y Kerouac, pero no las suyas) hasta que decidió, en un ya mítico recital de 1955, presentar espectacularmente su poema Howl (Aullido). Ganó fama instantánea, parte por la calidad del texto, parte por la denuncia por depravación sexual que le pusieron -la homosexualidad era imperdonable en la época-. Su actividad en los 60 fue frenética y de enorme importancia. En los 70 fundó la escuela de poesía The Jack Kerouac School of Disembodied Poetics, en Boulder, Colorado. En los primeros 80´s flirteó con el punk y colaboró con The Clash.

Neal-Cassady-uno-de-los-heroes-de-la-Generacion-Beat-detenido-en-Denver-1944.

Neal Cassady

Neal Cassady. Kerouac relata sus viajes con Neal Cassady (Dean Moriarty) en “On the Road”. Dean era un “barriobajero”, un loco, pero en realidad fue el “alma mater” de toda la generación beat, ya que su locura se consideró el verdadero dogma, la iluminación. Pasó media vida en reformatorios y también varias épocas en la cárcel. Conoció a Burroughs y a Keoruac en la costa oeste los cuales le adentran en la literatura. A partir de 1952 Cassidy comienza a ser protagonista de las novelas de sus amigos empezando por “Go” de John Clellon Holmes, pero la máxima repercusión de un personaje inspirado en su persona le llega de Dean Moriarty, el conductor incansable-insaciable de “En el Camino”. Neal fue una leyenda en vida, por eso su muerte también se convirtió en leyenda.

Este grupo creó un antes y un después en la literatura mundial ofreciendo nuevos temas y caminos a explorar en la literatura y el arte. La Generación Beat fue más que un grupo literario o artístico, fue una revolución del pensamiento creada por las circunstancias de esa época y que, tras haber pasado más de 50 años desde su aparición, siguen extremadamente vigentes hasta ahora.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s